11 marzo 2012

J. Géneros (VI): Infantil y libros de nuestra infancia - Inauguración

¡Buenos días! Ya os dije en la enterior entrega de las Jornadas que iba a hacer las entradas de esta sección un poco más espaciadas, para que no se hagan demasiado pesadas. Un tiempo después de que el sorteo de la última entrega se finalizara, vuelvo con un nuevo género: infantil y libros de nuestra infancia.

Quizás os preguntéis qué diferencia hay entre el género infantil y lo que yo he denominado libros de nuestra infancia. Pues os explico que no son lo mismo y así he querido recalcarlo en el título. En esta entrega de las Jornadas no solo hablaré de la literatura infantil, sino que hablaré de esos libros que marcaron mi/nuestra infancia, aunque no sean libros infantiles y sí juveniles o de otro género, ¿entendéis? es por eso que he llamado a este grupo 'libros de nuestra infancia'.
Os recuerdo que con esta entrada no pretendo hacerme la entendida en el tema, ya que os aseguro que no lo soy, sino mostraros cuáles son los libros de estos géneros que yo he leído o que me han gustado. Me encantaría que vosotros me habláseis también de los libros que a vosotros os gustan y los que os resultan especiales. 
¿Por qué he elegido este género? Bueno, básicamente porque se me van acabando ya las opciones, y aún no había hablado de este tipo de literatura que tanto me gusta a mí y tan importante me resulta, ya que son los libros que los peques leerán y que harán que estos se aficionen o no a la lectura en un futuro. 

Comenzaré por los libros infantiles propiamente dichos para posteriormente seguir con algunos de esos que yo he llamado libros de nuestra infancia. En este grupo voy a hacer, además, una división entre libros infantiles y libro infantojuveniles, que son más bien juveniles tirando para infantiles. 
En el primer grupo, el de los libros infantiles, no hablaré de los típicos cuentos infantiles que todos conocemos, tipo Disney, sino que lo haré de novelillas que yo he leído últimamente y me parecen adecuadas. En primer lugar mencionaré un libro que leí hace poco tiempo y que me encantó: Dragones en conserva, de Milena Casanova. Este libro mezcla teatro, poesía e ilustraciones y es perfecto para que lo lean los más peques y para que lo representen teatralmente. Una delicia. De uno de mis escritores preferidos, Jordi Sierra i Fabra, leí el año pasado La fábrica de nubes, un libro muy infantil, de la serie azul de El barco de vapor, en el que el autor juega con el pequeño lector dirigiéndose a él y haciéndolo partícipe de la historia. En busca del tesoro de Kola, de Edna López ha sido otra de mis lecturas más o menos recientes, y en esta ocasión se trata de un libro de aventuras con el que los pequeños disfrutarán seguro. Hace ya tiempo leí otro libro que quiero mencionar, Sangre de fuego, de Elena M. Toma, un libro intenso cuyo ritmo no decae en ningún momento. No puedo dejar de hablar en este género de los cuentos infantiles que la editorial Bajo el arcoíris está editando y ofreciendo de forma gratuita. Estos cuentos son de temática LGBT, pero son tan infantiles como La bella y la bestia o El rey león. Por ahora la colección tiene editados los siguientes títulos: Javier y el príncipe del mar, La familia de Martín, La primavera, Bron y el dragón, El príncipe Flint, Pecas el oso, Helbrock, el duende egoísta y El corazón de Ana. Os recomiendo muchísimo estos cuentos porque creo que inculcan valores muy importantes. 
En el grupo de libros infantojuveniles, destacaré unos cuantos títulos que, aunque sean de libros juveniles, yo considero que tiran también para el género infantil: Oscar y Mamie Rose, un libro que no me cansaré de recomendar, una y otra vez. Además, por si os interesa saberlo, al fin doblaron al español la película basada en esta novela, con el título Cartas a Dios; Los cuentos de Beedle el Bardo, un libro de relatos de la autora de Harry Potter; Perryn y la profecía del mago, una novela de aventuras y juglares que a mí me encantó; la trilogía The giver, una saga distópica estupenda; El baúl de viaje, el primer libro de una saga juvenil con tintes infantiles.

Dentro de los libros de nuestra infancia, no voy a extenderme mucho ni a hablar de demasiados libros. En principio, quiero mencionar dos sagas que para mí fueron puntos clave en mi infancia. En primer lugar, la saga de Manolito Gafotas. Sí, señores, yo crecí con este personajillo y tengo todos sus libros en mi estantería. ¿Qué queréis que os diga? me encantaba, y estaba deseando que saliera una novela nueva y que mi madre me la pidiera por el Círculo de lectores. A pesar de que apenas me acuerdo de la historia, sí que recuerdo que lo pasaba pipa leyendo los libros. ¿Cuántos años tendría? ¿Siete, ocho? Y la otra gran saga que voy a mencionar... ¿os imagináis cuál es? seguro que sí: Harry Potter. Esta saga me revolucionó por completo, conocí lo que era leerme un libro en dos días, lo que era la ansiedad por saber qué ocurriría al final, lo que era querer ser un personaje más de la historia y esperar la carta de Hogwarts. Esta saga, además, aunque la empecé a leer en mi infancia, la terminé ya más mayorcita, con diecisiete o dieciocho años, cuando salió el último libro. 

Estas son las dos sagas que marcaron mi juventud, pero me encantaría saber cuáles fueron las vuestras, ya que seguramente tengáis otros libros o sagas que os marcaron. También me gustaría saber qué otros libros consideráis importantes y especiales dentro de estos géneros. 

Debate:

En esta ocasión, el debate será bastante particular, ya que quiero saber vuestra opinión sobre uno de los temas de los que he hablado en estas jornadas: el LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero). La pregunta es: ¿daríais a leer a vuestros hijos cuentos infantiles de temática LGBT? ¿Os gustaría que vuestros hijos leyeran sobre estos temas desde pequeñitos, teniendo en cuanta que son cuentos infantiles (de príncipes, juguetes, animales, etc.)? 
Por mi parte, solo puedo deciros que esto me parece algo de gran importancia, y pienso que los niños tienen que estar familiarizados con ello desde pequeñines, pero ¿qué pensáis vosotros?


Reseñas de los libros mencionados: 


Próxima entrada de Jornadas de géneros en Arte Literario: Reseña de Pecas, el oso, de Daniel Oropeza

17 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho esta entrada =). La verdad es que no me importaría dar a leer a mis hijos libros con temática LGBT. No es nada raro, y si desde pequeños se acostumbran precisamente a verlo como algo normal creo que favorecería bastante a su educación. Les ayudaría a ser personas tolerantes, y a no juzgar a los demás por determinadas cosas como sus preferencias sexuales por ejemplo, o el físico y demás etcéteras que, desgraciadamente, todavía hoy se tienen tan en cuenta a la hora de "clasificar" una persona de tu entorno, no sé si me explico.

    Y en cuanto a los libros de mi infancia, me gustaría hablar de los libros de "Kika Superbruja", que me acompañaron durante muchos años, "Los Cinco", y muchos otros títulos de la colección "El duende verde" de Anaya. Creo que esta colección tiene algunos de los mejores libros que leí de pequeña, unos más infantiles que otros.

    Gracias por esta entrega de las Jornadas =). Creo que es la primera que leo en el blog en realidad x3. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Coincido con los libros de tu infancia: ¡también son los míos! Aunque creo que también podría añadirle "El equipo tigre" y "Kika Superbruja".
    Otro libros infantiles que me gustan mucho son los de Gerónimo Stilton, ese ratón tan cascarrabias. Y recientemente he leído "El calcetín suicida" y me ha encantado. Soy de las que opinan que una buena historia bien contada, no tiene edad.

    Creo que sí les daría a mis hijos cuentos sobre esa temática. Sobre cualquiera, en realidad, porque, de tenerlos, mi objetivo sería que tuvieran una mente tan abierta como el océano.

    Besillos!

    ResponderEliminar
  3. De pequeña, yo sólo leía fábulas y cuentos. Ahí se hablaba de monstruos y decapitaciones, además de princesas y matrimonios y perdices, supongo que no hay problema en incluir a príncipes que luchan contra dragones y se casan con el pastorcito de la comarca ;o).
    No sé si me habría importado leer eso de pequeña, supongo que si hubiera sido un elemento común en aquella época, lo habría tomado como algo natural.
    Y no tengo ni idea de si se lo daría a leer a mis hijos, supongo que primero lo leería yo para juzgar.
    Gracias por el tema ;o).
    Besotes de visita.

    ResponderEliminar
  4. Oooh qué buena entrada, yo añadiría como Saskia a Kika Superbruja *.* me leía todo lo que encontraba de este personaje ^^

    Sobre la pregunta, yo creo que siempre y cuando se trate con respeto en un libro infantil de manera entendible sin tratarlo como algo raro, es bueno que los niños lean libros con algún personaje Gay, Lesbiana... para que en sí lo vean como algo normal en nuestra sociedad. Muy buen debate!

    ResponderEliminar
  5. Que genisloso!! Me encanta la entrada lo único que a mi aparte de HP, Manolito y The Giver, no me suena ninguno xDDD

    Leía otros libros que pillaba de la biblioteca de esos de elegir el destino del personaje y te enviaban a tal página o cosas así aparte de Matilda y muchos en catalán pero ninguno de esos que yo recuerde... :S la gracia es que ahora en catalán ni leo apenas xDDD

    En fin, gracias por la entrada tan currada guapa!!
    Muás!

    ResponderEliminar
  6. Pues que yo ya estoy haciendo un rinconcito con mis libros infanto-juveniles para cuando tenga un peque y que, por supuesto, no faltarán Manolito Gafotas ni Harry Potter. He dicho.

    Sobra la pregunta del debate, creo que actualmente no tiene cabida esta pregunta (que no quiere decir que haya sido cosa mala preguntar); creo que la sociedad ha mejorado mucho en esos aspectos y estoy segura que mejorará aún más, todavía queda mucho por hacer y quizá haya aún "adultos" que prohibirían lecturas así, pero nosotros crecemos con otras costumbres/ideas/tipo de tolerancia, ya ni nos lo plantearíamos;es más, si supiéramos de alguien que censurara una lectura en la que aparece un gay/lesbiana..., incluso nos causaría rechazo (lo respetaría, pero no lo compartiría ). ¿Le prohibirías ver Glee a tu hijo? Yo todo lo contrario, animaría a ver esa serie a todo cristo, pues se trata este tema entre otros con normalidad (sin ofensas ni nada por el estilo) e incluso hacen recapacitar al espectador; y a leer un libro, mucho más: cuando llevas unos años leyendo te das cuenta que tu mente es más abierta, ¿qué mejor que empezar desde pequeños a explicarles que todos somos personas, dejando a un lado nuestra condición sexual, que con un libro?

    ResponderEliminar
  7. "Sobra" no, quise decir "Sobre la pregunta" xD

    ResponderEliminar
  8. no leí muchos libros infantiles... pasé de los cuentos clásicos a Mary Higgins Clark, con la excepción de los libros que me mandaban en el cole... pero recuerdo con mucho cariño Fray Perico y su borrico y los de Manolito Gafotas.
    A mis hijos les daría para leer el género sin problemas, siempre que a ellos les apeteciera. Creo que lo mejor es que se acostumbren desde pequeños a leer de todo y que aprendan a ser tolerantes

    ResponderEliminar
  9. Muy buena entrada. Ya he apuntado varios de los títulos para leerlos con mi pequeña. Y desde luego también me apunto los de temática LGBT. Estoy de acuerdo. Si desde pequeño se acostumbran a ver estas situaciones como normales, será algo en lo que todos estemos ganando.
    Sobre un libro que me marcó en mi infancia... Fuí muy de cuentos tradicionales de chiquitita, así que no recuerdo mucho. Sí recuerdo con mucho cariño a los 13 años haber leído Momo, que me encantó. Y sigue siendo uno de mis libros favoritos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Muchísimas gracias por darnos un espacio en esta entrada, Nati. De paso te paso la data del último cuento que sacamos: se llama "El corazón de Ana" y se trata de una princesa que se enamora de un hada :)http://bajoelarcoiris-editorial.blogspot.com/2012/03/el-corazon-de-ana-killari-rin-y-lita.html

    Al igual que vos, yo también crecí con Harry Potter. Leí el primer libro cuando tenía 12 años y terminé de leer el último el día de mi cumpleaños número 18.

    El libro que más marcó mi infancia, más bien los comienzos de mi adolescencia, fue "Toby" de Graciela Cabal. Hice una reseña en mi blog compartido de libros fantásticos: http://literaturafyr.blogspot.com/2011/08/resena-toby-graciela-cabal.html

    Con respecto a las respuestas que he estado viendo... me llama la atención que nadie se imagine que su propio hijo o hija puede ser homosexual, trans o intersex. La gente suele decir "sí, para que crezcan pensando que los homosexuales no son diferentes, que no es nada malo"... pero parece que todos tienen en mente tener hijos heterosexuales. ¿Y si a tu hijo varón le gustara su compañerito de banco? :)

    Ayer fui a una jornada LGBT en el Congreso de la Nación (más tarde voy a subir fotos) y una psicóloga me contaba que una madre (una señora de clase baja de USA) le había dicho que tenía un hijo de 3 AÑOS que se ponía en la fila de las nenas, elegía muñecas para jugar y miraba a los chicos con ojitos tiernos. ¡3 años! Al igual que la heterosexualidad, la homosexualidad no es cosa de adultos, no se necesita permiso de los mayores para ser homosexual. Y que los grandes vean como amenaza u objeto de burla algo que forma parte de la identidad de un niño es muy doloroso.

    Para no hablar por boca de otros, dejo las palabras de un lector nuestro llamado Juan Pablo:

    "Los niños construyen su identidad, su sensibilidad y su imaginación en gran medida a través de las historias, las películas, los cuentos, las canciones. Los imágenes que vemos y las historias que consumimos se convierten en modelos muy fuertes de comportamiento. Y, como un niño gay, es muy duro no ver jamás imágenes de nosotros mismos, de lo que nos pasa, representadas en esas historias. Como si estuviéramos absolutamente solos en lo que nos pasa, o como si nadie quisiera hablar de eso porque está mal. Estas historias son necesarias." (http://nimphie.blogspot.com/2011/08/mas-resena-de-javier-grupo-de-fb-y.html)

    ¡Un abrazo para todxs!

    Sofía (Nimphie Knox)

    ResponderEliminar
  11. Que entrada más interesante. Pues yo casi no me acuerdo de todo lo que leí de pequeña xd. Pero sobre todo eran libros de las colecciones de barco de vapor o telescopio. Las tenía prácticamente completas xd.

    ResponderEliminar
  12. Por suepuesto que si, de hecho sueño con que algun dia cuando tenga hijos criarlos de la manera mas abierta posible, eso los hara mejores personas.

    Piensoo que la homosexualidad, transexualidad, bisexualidad no son temas solo de adultos por lo tanto hay que abrirles esas puertas para que se sientan aceptados desde pequeños. Si ellos ven que lo que sienten esta ilustrado en un cuento, y que no es visto como algo malo, seran mas felices =)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. A veces apetece algun librito así, yo hace bastanteee que no leo nada y no es mi intención ahora msimo, pero quizás más adelante. De mi infancia recuerdo Manolito gafotas, me encantabaaa! jeje
    besos

    ResponderEliminar
  14. Coincido contigo en la mayoría de los libros ^^ sólo añadiria Kika Superbruja y "la peña dels tigres", El único que no me leído aún es Giver, pero le tengo muchas ganas, y no creo que tarde en caer en mis manos!

    En torno a leer LGBT, en mi opinión los niños deberían leer sobre la temática, ya que les ayudaría a ser más abiertos de mente y no juzgar a los demás.

    ¡besos y muy buena elección para el debate!

    ResponderEliminar
  15. Ohh que entrada de las jornadas tan tierna! ^^ Cómo olvidar a Manolito Gafotas, ¡la de veces que habré leído sus libros! xD

    Con respecto a la pregunta, yo creo que sería bastante importante que a los niños se le empezaran a introducir lecturas de ese tipo ya desde pequeños. Seguro que luego de mayores serían más tolerantes y tendrían la mente más abierta.

    Un besazo ^^

    ResponderEliminar
  16. Ay, pues a mí Harry Potter me cogió bastante mayorcita, jajaja, así que creo que soy de otra generación, Natalia xDD. Tampoco los libros que comentas, yo era de la época de Los Cinco, Los Hollister, Puck, Las Gemelas de Sweet Valley y demás, ¡qué buenos recuerdos!

    Sobre lo que preguntas, y tal y como han evolucionado las cosas, doy por supuesto que todos aquí contestaremos en el mismo sentido, así que lo que es debatir, imagino que debatiremos poco, jajaja. Si alguien escribe en el otro sentido me sorprenderá bastante ;)

    Lana.

    ResponderEliminar
  17. Ayúdame a cambiar el destino en www.ayudameacumplirunsueno.blogspot.com

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!