24 julio 2017

IMM: Por ahora, Siempre será diciembre, Imperfectos...

¡Buenos días! De nuevo lunes, así que vamos a empezar la semana con alegría. En la entrada de hoy voy a enseñaros los últimos libros que tengo en casa, alguno de ellos ya reseñados en el blog.


Os mostré la segunda parte de Imperfectos en el IMM anterior y hoy os enseño la primera, que la había leído pero no la tenía en casa aún y la compré hace unas semanas. Podéis leer la reseña aquí (y aquí la de Perfectos). Por ahora es la cuarta parte de la serie Sea Breeze. Tengo pensado leer la segunda parte este verano e ir poniéndome al día con la saga.


Así se cuelga una bruja y Al encuentro de Mansfield están reseñados los dos en el blog (aquí y aquí) y ya os he hablado bastante de ellos. No obstante no os había enseñado los ejemplares físicos y por eso lo hago hoy.



Del VII Premio Internacional Relatos de Mujeres Viajeras 2015 os hablé un poco la semana pasada, es mi actual lectura y espero poder traeros pronto la reseña. Siempre será diciembre me lo compré junto con Aquí siempre llueve hace un par de semanas. El primero estoy deseando leerlo y el segundo ya lo tenéis reseñado en el blog aquí.

21 julio 2017

Reseña: ¡Calla, Cándida, calla!, Maite Carranza

¡Calla, Cándida, calla!, Maite Carranza
Editorial: Loqueleo
224 páginas

Cándida tiene claro que el verano es para disfrutar en compañía de las amigas del alma. Pero sus padres la envían a un pueblecito de La Rioja donde vive su abuela. Y lo peor: acompañada de sus hermanos Gustavo y Alicia. ¡Horror! ¿Hay algo más aburrido que unas vacaciones en familia, en un pueblo convencional y lleno de moscas? Cándida cree que no podrá soportarlo hasta que descubre a una pandilla de jóvenes, y, sobre todo, a Jan, el rastas más guapo del pueblo.
(Sinopsis de la editorial)


¡Qué historia más fresca, divertida y veraniega! Ya os lo digo, no es el libro del año, no es un novelón, pero me lo he pasado genial leyéndolo y ha sido todo un placer conocer a Cándida. Nuestra protagonista es una chica excéntrica, dramática y quejica que disfruta haciéndose la víctima y poniéndole pegas a todo, es una adolescente en plena edad del pavo que se monta muchas películas en la cabeza. Puede parecer, por esta descripción, un tanto odiosa, pero os aseguro que no es así, que leer todas esas tonterías que se imagina y lo drama queen que es resulta de lo más entretenido y divertido. Tiene solo catorce años, es normal que le den esos arrebatos de locura y tenga esas salidas tan fuera de lugar solo con la intención de llamar la atención.

Me encanta leer este tipo de libros en verano y en este, en particular, tenemos un pueblecito, a una niña que se va a pasar el verano con su abuela, piscina con trampolín y todo, juergas veraniegas, amores de verano..., todos esos ingredientes veraniegos de la infancia o adolescencia de muchos. Me he sentido muy identificada con algunos aspectos de la historia como es el tener que ir a pasar el verano al pueblo, la relación con las pandillas de chicos que solos ves en esa época del año, las típicas tardes sentados en la plaza comiendo pipas, esa dinámica de los pueblos pequeños de que las noticias vuelen... Ha sido bonito revivirlo. Con la actitud de Cándida ya no me he sentido tan identificada, y eso que yo tengo un punto de drama queen también, pero lo de ella ya es desorbitado (aunque, repito, no se hace desagradable, más bien divertido).


Me he reído un montón con este libro, me ha parecido muy entretenido y, como ya he dicho, una lectura maravillosa para estos días en los que no apetece leer novelas complejas ni densas. Es una novela cortita, se lee muy fácil e incluso tiene un poco de misterio (el personaje de Jan me intrigaba mucho). La protagonista es hilarante y sus idas y venidas os sacarán más de una carcajada, os lo aseguro.

19 julio 2017

¿Cómo se os da a vosotros la organización de las entradas?


Buenos días. Escribo esta entrada, en parte, con la mente en otro lugar, porque en quince minutos tengo que arreglarme para ir al dentista, y, oh my, odio ir al dentista. Hoy tenía previsto escribir una reseña, pero, los problemas del directo, no he terminado ninguna de mis actuales lecturas, por lo que no tengo libro que reseñar, así que tendrá que esperar un poco. Y este incidente me ha vuelto a traer a la cabeza un tema que en alguna ocasión he tratado en el blog: lo de planear las entradas del blog o improvisar. Como mi rutina a este respecto ha cambiado, me he dicho que, por qué no, podía volver a hablar de ello.

¿Cómo programáis vosotros las entradas del blog? ¿Tenéis el borrador lleno de escritos y vais publicándolos poco a poco?, ¿o sois de los que abrís un nuevo post y os ponéis a escribir justo antes de publicar? Yo estoy al cincuenta, cincuenta. Me gusta tener material en el borrador porque, por motivos laborales, no todos los días puedo sentarme a escribir aquí. A lo mejor un día que me veo más libre, me pongo a escribir y hago dos o tres entradas para publicar, sobre todo los inicios del mes, pues tengo la rutina de las novedades, la recomendación y los favoritos, y es algo que ya sé de antemano que tengo que preparar. No obstante, hay entradas que no suelo tener preparadas, como las reseñas (recuerdo con lágrimas en los ojos aquellos días en los que tenía cinco o seis reseñas en borradores), que publico casi inmediatamente después de terminar los libros, y estas entradas en las que os hablo de algún tema con más detalle. También hay semanas en las que me encuentro el borrador vacío y voy improvisando día a día, como es el caso; ahora mismo no tengo ni una sola entrada preparada, así que cada una de las que publique esta semana y, probablemente, la que viene serán en vivo y en directo. ¿Cómo lo prefiero? Pues si tuviera todo el tiempo del mundo, estaría muy bien ir publicando lo que escribo cada día, claro que sí, pero hay días en los que estoy liadísima y me cuesta mucho sacar un rato para escribir, porque ya os digo yo que estas entradas no se escriben solas y que tardo un buen rato. Por cierto, para que veáis que es cierto, os diré que los quince minutos de antes del dentista se me quedaron en nada y tuve que dejar la entrada para seguir ahora. Ah, y el dentista bien, por si os interesa.