Busca en Arte Literario

Cargando...

20 diciembre, 2014

#Dead7, Anabel Botella

#Dead7, Anabel Botella
Editorial: Everest
328 páginas

Un concurso con 1 777 777 € de premio. Una cárcel abandonada en las afueras de la ciudad. 7 participantes dispuestos a todo. 1 mente enloquecida. 5 días para ganar o morir.
Katinka sueña con ser bailarina desde que descubrió unos viejos vídeos de Nuréyev. Debido a una siniestra coincidencia, a sus 16 años va a tener que danzar con la muerta.
#Dead7 presenta una trama arriesgada, con cimientos fuertes, que deja participar al lector con su imaginación e inteligencia para emocionar, provocar y acelerar los cinco sentidos.
(Texto extraído de la contracubierta del libro)

Tenía ya muchas ganas de probar las letras de Anabel Botella, no había leído ninguno de sus libros, a pesar de que Ojos azules en Kabul me atraía bastante. Este, que tan diferente me parece a todo lo que ha publicado hasta el momento, ha sido el que más ha llamado mi atención, quizás por eso, por ser distinto, por no ser la típica novela juvenil con una carga amorosa importante. Tenía ganas de leer algo más oscuro, algo que me tuviera con los cinco sentidos alerta, que me enganchara y me diera hasta un poquitín de miedo. No puedo quejarme, eso lo ha logrado, aunque es cierto que se me ha quedado algo pequeña la historia.

A pesar de que no leo apenas novelas de terror, da la casualidad de que hace poco leí una titulada Hyde, de David Lozano y lo cierto es que #Dead7 me ha recordado mucho a esta novela. No son iguales, por supuesto, y tampoco es que sean de miedo, más bien novelas psicológicas, pero la trama es del mismo estilo: unos cuantos adolescentes encerrados que se matan entre sí. Hyde me gustó más que esta, no lo voy a negar, pero no le quiero quitar méritos a Anabel, que ha creado una historia buena. Estoy segura de que si no hubiera leído la otra, habría disfrutado más de esta.

Hay un par de cosillas que no me han convencido del todo. Por una parte, la protagonista. Katinka no me ha terminado de gustar, me ha exasperado en ocasiones con tanta desconfianza (topicazo eso de negarse rotundamente a escuchar a la gente y juzgar a todo el mundo). Tampoco me he creído esas escenas románticas en medio de tanto caos, una en la que Katinka y Eloy intiman cuando están en la cárcel. Eloy es la otra parte que no me ha gustado del todo porque me parece el personaje que menos bien está definido. En general, me gustan los personajes porque todos tienen sus particularidades, para bien o para mal, todos son distintos y están muy bien perfilados. Con Eloy, sin embargo, me da la sensación de que la autora ha querido crear un misterio andante, pero no me cuadra que ahora sea buenísimo, ahora malo, ahora bueno, ahora malo y así todo el tiempo. Además, se me ha hecho muy extraño ese cambio que da con respecto a Katinka. En cuanto al resto de personajes, me han gustado especialmente dos: Roman y Tamara. Con el primero sí que veo un gran trabajo de caracterización, ese sí me ha parecido un personaje misterioso hasta el final que se comporta de forma coherente. Y Tamara porque es un corderito con piel de lobo, una tipa dura que en realidad es una cobarde, y me ha gustado cómo ha ido comportándose a lo largo de la historia, a pesar de ser la que peor cae.

En cuanto a la historia en sí, como he dicho, ha cumplido con lo que esperaba de ella. Leía solo por la noche y había momentos en los que tenía que dejar de hacerlo porque soy una cagueta y la cosa se ponía más oscura. No es la mejor novela del mundo, pero engancha y lo cierto es que hay escenas que te tienen con la mosca detrás de la oreja y el corazón en un puño. Me ha sorprendido toda la resolución del problema y el final, aunque la reacción final de Katinka me parece poco creíble (a mí me pasa eso y me da algo, me vuelvo loca), es muy bueno. Lo que no me esperaba es que fuera tan abierto, así que imagino que es el primero de una saga.


#Dead7 ha cubierto mis expectativas, cuenta una historia que tiene sus más y sus menos, pero que tiene algo muy bueno y es que engancha y te mantiene alerta toda la lectura. Los personajes protagonistas son los que menos gancho tienen, pero la autora lo arregla con unos secundarios muy fuertes. 

19 diciembre, 2014

Leyendo My true love gave to me

Cuando estuve en Londres me encontré con este librito tan mono que no solo me llamó por su preciosa edición (el color de la cubierta es chulísimo, en la imagen no se aprecia bien, y tiene los bordes de las páginas de color rosa), sino también por el nombre de la persona que lo ha editado: Stephanie Perkins. Lo cogí, lo decidí: me lo iba a llevar. No obstante, muchos de los libros en la librería (este entre ellos) tenían una oferta: si comprabas dos, el segundo te salía a mitad de precio. El problema es que yo ya había elegido otros dos y si me llevaba también este tendría que coger otro más para aprovechar la oferta. En ese momento pensé en todas las cosas que había comprado, en la pequeña maleta llena de ropa de invierno (que ocupa más), en el aeropuerto, en los controles de seguridad y en los pesos. No podía arriesgarme a colarme con el peso, ya iba muy justa y no quería problemas, así que My true love gave to me se quedó allí, en la librería de Picadilly Circus. Ya casi me había olvidado de él, pero hace unos días empecé a verlo en los blogs y me enteré de que las historias (es un libro de relatos) eran navideñas. Claro, ¿cómo me iba a resistir?

Pues sí, finalmente lo pedí por amazon y aquí tengo esta preciosidad. Ahora mismo estoy un poco saturada con el trabajo (en las vacaciones de verano y en Navidad siempre tengo un montón de trabajo), pero estoy intentando leer una historia por día o cada dos días. Por ahora solo he leído las dos primeras, la de Rainbow Rowell y la de Kelly Link. La de Rowell me ha encantado y la de Link no me ha gustado tanto. La siguiente es de Matt de la Peña, a ver qué tal. Las que más tengo ganas de leer son las de Gayle Forman, Jenny Han, Stephanie Perkins y Laini Taylor. Por otra parte, el libro por dentro es una pasada, es muy, muy bonito. Y sí, las dos historias que he leído hasta ahora son navideñas, ¡así que me encanta! ¿Conocíais este libro? ¿Os gusta tanto como a mí leer algo navideño en esta época del año? ¿Qué os parecen los autores de los relatos?

18 diciembre, 2014

¿Te gusta que te sorprendan con libros?

La semana que viene ya es Navidad y muchos ya estaremos pensando en qué nos gustaría que nos trajeran los Reyes Magos o Papá Noel. En mi lista nunca faltan los libros, aunque he de confesar que soy reacia a que intenten sorprenderme con uno.

Cuando se trata de hacerme un regalo, la gente lo tiene muy fácil: es una friki de los libros, ¿qué mejor regalo que ese? El problema llega cuando lo piensas de verdad: tiene muchos libros, a ver si le vamos a regalar uno que ya tiene; tiene demasiadas novelas pendientes de leer, ¿y si le regalamos una que no la atrae y ni siquiera la lee? ¿Y si fallamos con lo jodía que es para las lecturas?, etc., etc. Muchas veces me han preguntado qué me gustaría de regalo y he dicho que, por favor, libros no. La razón es que, con tantos pendientes, he llegado a un punto en el que solamente quiero lo que realmente me llama la atención, y no cualquier libro que tenga buena pinta. Ahora lo que hago con los familiares más cercanos es decir títulos concretos. A mi pareja le he hecho una wishlist de amazon para él solito y a mis padres y hermanos les he anotado algunos títulos. Fuera de ese círculo, prefiero que no me regalen libros, porque es un engorro para ellos y porque a veces también lo es para mí. Tienen que conocerme bien y estar al tanto de lo que leo y de lo que me gusta para acertar. De hecho, la gente ya se ha dado cuenta y me dice que ni por asomo me regala un libro.

De todo este rollo llega mi pregunta: ¿a vosotros os gusta que os regalen libros? La respuesta obvia cuando tenéis una wishlist es que sí, ya lo sé, pero mi pregunta va más allá: ¿os gusta que os intenten sorprender con un libro? Es decir, la persona que os hace el regalo no sabe qué títulos queréis, no tiene vuestra wishlist y tampoco tiene conocimiento de todo lo que habéis leído, de lo que queréis ni de lo que tenéis pendiente en casa por leer. ¿No os da un poco de miedo en ese caso?