07 julio 2015

Favoritos de junio

Este mes no he leído mucho, pero he leído libros muy buenos, por lo que elegir los favoritos no ha sido tan sencillo. No obstante, hay una lectura que destaca mucho y que va a ser la gran triunfadora de la entrada de hoy. 

LIBRO

Te daría el mundo. Es un libro maravilloso y muy, muy especial. Ya se lo he recomendado a medio mundo, pero vuelvo a hacerlo por si alguien aún no se ha enterado. La historia es preciosa, de dos hermanos que son uña y carne y que de repente dejan de serlo, una historia llena de sentimiento, con un poco de drama, pero que provoca en el lector un sinfín de sonrisas. Los personajes protagonistas son absolumanente perfectos y la forma de narrar de la autora es digna de admirar y disfrutar. 

PERSONAJE

NoahyJude, de Te daría el mundo. No, amigos, no es trampa. Ya sé que son dos personajes distintos, pero en el libro, además de ser tratados como dos personas individuales, también aparecen como un solo personaje. Y es que Noah y Jude están tan unidos que es difícil separarlos. Me quedo con los dos, que son uno, porque ambos me han robado el corazón. 

CUBIERTA

La chica del león negro. No he leído el libro y tampoco creo que lo lea, pero de todas las novelas que han salido publicadas en el mes de junio, la cubierta de esta es la que más me gusta (también me encanta la de La heredera). Me parece absolutamente perfecta con la chica por un lado y el león por otro, tan oscura. Plataforma Neo se supera cada vez más con las cubiertas que hace para sus publicaciones.

PELÍCULA

Noé. Al igual que en otras ocasiones he dicho que he visto películas muy buenas y me ha costado decidirme, este mes no he visto muchas que me resulten especialmente buenas. Me quedo con Noé porque me sorprendió para bien y porque me pareció una película muy buena, aunque no volvería a verla y tampoco la recomendaría con tanta insistencia como otras. Está genial y tiene unos actores estupendos (mi querido Russell Crowe, Emma Watson, Logan Lerman, Jennifer Connelly), pero se hace un poco larga. 

RANDOM

El musical de El rey león. Al fin, después de varios años queriendo verlo, he podido asistir a este musical. Fui en un viaje organizado, tan solo para ver el musical, así que fue un viaje un poco largo y bastante express. Me habían dicho de todo sobre el musical: que es espectacular, que increíble, pero también que está sobrevalorado, que no es para tanto, que está bien, pero tampoco es gran cosa. A mí me gustó mucho. No es el mejor musical que he visto (el de Los miserables aún ostenta ese puesto), pero lo pasé pipa, me emocioné con las canciones (sobre todo esas en las que salían a escena todos los animales) y me encantaron los personajes. Por mi parte, recomendadísimo.

06 julio 2015

Recuento de títulos de junio

¡Vuelven por petición popular los recuentos de títulos! Os recuerdo, pues hace ya más de dos años que no hago este tipo de entradas en el blog, que en esta sección os mostraré cuáles son las lecturas que he disfrutado durante el mes. Quiero hacer las entradas de una forma distinta a como las hacía antes, por lo que he decidido poner tan solo las imágenes con las cubiertas de los libros y el enlace a las reseñas. De este modo me parece más visual y al no haber tanto texto (antes escribía la sinopsis de los libros), son más amenas. Al menos eso me parece. No obstante, si tenéis alguna sugerencia, soy toda oídos (u ojos en este caso).

Esto es lo que he leído en el mes de junio. Clic en las imágenes para acceder a las reseñas.



 La reseña de Croqueta y Empanadilla la tengo pendiente de publicación, así que podréis leerla muy pronto. ¿Habéis leído alguno de estos libros? ¿Qué os ha parecido? No son muchos, pero para tratarse de verano y con lo poco que he leído meses anteriores, estoy encantada.

04 julio 2015

El calor, la lectura y otros desastres


No me gusta el verano. Ya sé que es una de las estaciones del año más queridas, que al cien por cien de los niños les encanta (¡yuju, vacaciones!) y que la gente suele preferir el calor al frío (al menos estoy muy acostumbrada a escucharlo). Pero a mí no solo es que no me guste el verano, es que detesto el verano. Soy una anticalor total, prefiero mil veces más el frío. El frío, de hecho, me hace feliz (aunque confieso que cuando es excesivo me quejo, cómo no). El calor, por el contrario, tiene efectos muy malos en mí: me aplatana (¿soy la única que utiliza esta expresión? Traducción: me deja atontada), me quita las ganas de todo, me pone de mal humor y, como al noventa y nueve coma noventa y nueve por ciento de la población, me afea. Lo único que me solía gustar del verano cuando era joven eran las vacaciones y la playa, y ya no puedo decir lo mismo, pues ni tengo vacaciones ni voy mucho a la playa. Antes aprovechaba y me iba con mi chico unos días por ahí, ahora es imposible, porque su trabajo no le permite cogerse vacaciones en esta época. Antes iba todas las tardes a la playa, ahora, si hay suerte y lo permite el tiempo, voy algún que otro domingo. 

Pero dejemos ya esto y hablemos de lo que realmente tenía pensado hablar. Suelo hacer siempre por estas fechas una entrada dedicada a los hábitos de lectura en verano y este año haré una actualización. Es lo que tienen los clásicos, que se repiten. El calor y la lectura son incompatibles, al menos en mi caso. Antes pensaba que la gente solía leer más en verano, por eso de las vacaciones y tener más tiempo libre, pero desde que hago estas entradas me estoy dando cuenta de que no es así, no en todos los casos. De hecho, me aventuraría a decir que hay más gente que lee menos en verano que al contrario. Se ve que no soy la única a la que esto le afecta. En mi caso los síntomas son estos: dehidratación, ganas de tirarme al suelo fresquito y quedarme atontada mirando el techo, mirada perdida y mente en blanco, desesperación. En mi tiempo libre, con estos síntomas, no es que me apetezca mucho ponerme a leer. Suelo aprovechar para no hacer nada, literalmente, o para entretenerme con el móvil, o ver una película, o ponerme al día con las series, o salir a la calle.

Quiero que este verano sea distinto, quiero leer mucho, aprovechar que las editoriales no sacan apenas novedades para leer bastante de lo que tengo pendiente en casa, no quiero perder las ganas de coger un libro. Esta ola de calor que estamos atravesando me tiene ya muy harta, pero por ahora estoy notando que no he dejado de leer de forma radical (aunque sí que leo menos). Espero que siga así la cosa. 

¿Y vosotros cómo lo lleváis? ¿Os afecta el calor tanto como a mí? ¿Sois de los que leéis más o menos en verano? Por favor, si tenéis algún consejo para sobrevivir a estas temperaturas insoportables, ¡soy toda pupilas! Me he aficionado ahora a hacerme zumos de frutas fresquitos (aunque este aspecto también me enfada, porque soy alérgica a casi todas las frutas de esta temporada, que son las más ricas en mi opinión, así que estoy intentando hacer que las manzanas y peras parezcan más apetecibles) y me estoy obligando a tomar mucha agua. ¿Qué trucos tenéis vosotros?