Busca en Arte Literario

Cargando...

18 abril, 2014

Me and Earl and the Dying Girl, Jesse Andrews

Me and Earl and the Dying Girl, Jesse Andrews
Editorial: Amulet books
Lengua: inglés
295 páginas

Greg Gaines es un chico bastante raro: solo tiene un amigo, Earl, que es todavía más raro que él y la razón de no salir con más gente es que no quiere formar parte de ninguno de los grupos del instituto porque de ese modo es como si fuera amigo de todos. Le gusta mucho el cine y le apasiona realizar películas junto a su amigo Earl, aunque estas no son muy buenas. Un día, su madre le cuenta que una chica de su instituto, Rachel, tiene leucemia y prácticamente le obliga a ir a visitarla y a formar parte de su vida para hacerla feliz. De este modo, en contra de su voluntad, Greg comienza a hacer visitas a Rachel y conseguirá hacer que la vida de la chica sea un poquito más bonita. 


Este es uno de esos ejemplos que demuestran mi superficialidad a la hora de elegir libros. Me enamoré de esa cubierta, esa es la realidad y la razón por la que me interesé por este libro. Pero a mi favor comentaré que no lo compré a lo loco, que antes me preocupé por leer críticas y opiniones que la gente había hecho de él. Me encontré con puntuaciones muy altas y con comentarios maravillosos, incluso había gente que lo comparaba con Bajo la misma estrella, ¿cómo resistirme? Ahora bien, lo primero que voy a decir en mi reseña es que este libro no tiene nada que ver con el de John Green, ¡nada! En los dos hay una chica con cáncer, pero ahí acaba todo parecido posible. 

Comenzaré hablando de la edición y de la forma en que está presentada esta novela. La edición, en particular, está muy cuidada. La cubierta es rugosa, los capítulos se presentan de un modo muy llamativo y a lo largo del libro se utilizan diferentes fuentes, tamaños y formas de presentar el texto. Y aquí es donde entra también eso que he mencionado arriba sobre la forma en que está presentada la novela. Es un modo muy curioso que, aunque es original y llamativo, también resulta un poco pesado. A Greg le gusta hacer películas y en el libro nos presenta a veces las situaciones como si formaran parte de un guion. He dejado una imagen al lado de estas palabras para que entendáis a qué me refiero. Por otra parte, también le encanta hacer listas con posibles situaciones y reacciones. Todo ello se presenta de un modo llamativo en la novela, remarcándolo con negritas, con números o con una tipografía distinta. No obstante, ha acabado cansándome de esta forma de presentar las cosas. Cada vez que aparecía las situaciones tal como está en la imagen resoplaba. 

Quizás no destacaría de esta novela la trama en sí, sino los personajes y, sobre todo, el protagonista. No obstante, a favor de la historia tengo que decir que, aunque no sea original en cuanto al tema, sí que lo es en cuanto a cómo se presentan los hechos y a lo que en realidad pasa. Me explico: no es la típica historia triste sobre una niña con cáncer que se enamora de un chico y vive junto a él intensamente los últimos días de su vida. No es ni una historia de amor ni una historia triste. Greg desde el primer momento nos deja bien claro que no nos esperemos eso, que no habrá amor, que no tiene intención de enamorarse de Rachel, que ni siquiera le gusta, solo va a visitarla porque su madre le obliga y que, en lo más hondo de su ser, la chica le da igual. Esta historia es sobre un chico muuuuuuy raro con un amigo todavía más raro que visita a una chica con cáncer y sin nada destacable. Y digo sin nada destacable porque es así, porque los personajes son aburridos, sosos, anodinos, su vida no tiene ningún interés y todo esto hace que la historia sea más real. El mismo protagonista se plantea la posibilidad de escribir sobre su día a día diciendo que sería el libro más aburrido del mundo, porque su vida es aburrida, tal y como es la del resto de mortales. No hay fantasía, ni amores épicos, ni giros sorprendentes; Me and Earl and the dying girl habla sobre la realidad, sobre la aburrida y anodina realidad. 

En cuanto a los personajes, tengo que destacar, sobre todo, a Greg, que tiene una forma muy especial de contar las cosas y hacer que estas resulten divertidas. Me he reído con él, aunque también me han dado ganas de gritarle por su actitud... no egoísta, porque, ¿qué le va a hacer el chico? al menos es sincero consigo mismo y con el lector, pero sí pasota, como si simplemente se asomara tras una ventana a ver la vida pasar, sin formar parte activa de ella. Es un chico insensible que no tiene el menor interés en tener amigos. En realidad es un chico de los que pasan desapercibidos, de los que no tienen nada interesante que contar. Y, sin embargo, sí nos cuenta algo, y es entretenido. No es una historia de las que se pueda extraer algo, pero sí es una historia divertida que se lee muy rápido. Greg, además, escribe su historia haciendo que el lector sea partícipe de ella, dirigiéndose constantemente a él, interactuando. Earl, por su parte, aunque pueda parecer todavía más raro que Greg, acabará sorprendiendo por su habilidad captando las cosas y poniendo a Greg en su lugar. Rachel, como ya he dicho, es un personaje totalmente anodino, ni siquiera habla mucho en la historia. 

Después de escribir todo esto posiblemente os preguntaréis: ¿y entonces por qué leer este libro?, ¿qué tiene de especial? Pues bien, en realidad mi vida seguiría siendo la misma si no lo hubiera leído, no ha dejado huella en mí ni me ha cambiado. Ni siquiera he extraido nada de él. Pero me ha divertido y entretenido, he pasado unos días muy agradables junto a Greg y hasta me he encariñado de él. Incluso me he emocionado un poquito con el final. No es el libro del año, por supuesto que no, pero es una forma diferente de contar una historia que está más que trillada. 


Greg ha conseguido hacerme reír y hasta emocionarme un poquito. Me and Earl and the dying girl no es una novela destacable, pero se lee muy rápido y te hace pasar un buen rato. Dadle una oportunidad si os apetece desconectar, pero tened en cuenta que, aunque sea una historia divertida, también hay una chica que se está muriendo en ella y, aunque no es una novela lacrimógena, hay un par de escenas que te pueden dañar el corazón.

15 abril, 2014

Duelo de cubiertas: Los Abisales

No hace mucho que leí la novela protagonista del duelo de cubiertas de esta vez y, aunque no me pareció la novela del año, sí que me gustó y me pareció muy original. Este es el ejemplo de un libro que puede atraer por su cubierta o que puede pasar muy desapercibido precisamente por la misma razón: Los Abisales, de Kat Falls.


¡Por favor! No pueden ser más distintas estas dos cubiertas. Y en el caso de la original, más desafortunada. A esto me refiero con lo de que una cubierta puede alejarte o acercarte a un libro. En el caso de la original, yo ni me molestaría en coger el libro y leer la contracubierta para ver de qué va, lo dejaría en el estante sin fijarme en él. En el caso de la cubierta española, hasta me animaría a comprarlo, y eso fue lo que pasó, que este libro me atrajo por su cubierta aunque posteriormente también por la sinopsis. ¿Qué os parecen a vosotros? ¿Os atrae la cubierta original? ¿Y qué pensáis de la española?

14 abril, 2014

IMM: el de las compras compulsivas

¡Buenos días! En estos últimos días me ha dado una neura de compra compulsiva, qué se le va a hacer, la carne es débil y la tentación, muy, muy grande. Tengo unos cuantos libros que mostrar, un par de editoriales y el resto, producto de mis compras, así que voy a ir empezando ya.

En primer lugar, os enseño los dos libros que me han llegado de editoriales. Por un lado, Los abisales, que me atraía mucho cuando vi que lo publicaban, tanto por la cubierta como por la trama esa de la gente que vive bajo el agua. Ya podéis leer la reseña en el blog. El otro es Live, la tercera parte de la trilogía Play. Estoy deseando leer el desenlace, ya que los anteriores libros me sorprendieron y me gustaron mucho. Lo he empezado, pero llevo más bien poquito.


Por otra parte, estos dos libros que compré hace unos días. Por una parte, Un monstruo viene a verme, que ya comenté por el blog que estaba deseando leerlo desde hacía tiempo, pero que esperaría a ver cómo era la edición de Nube de tinta. Al final me compré la de Debolsillo por las ilustraciones y porque la edición es una auténtica pasada, espero que la historia me guste tanto como el exterior. Y, por otro lado, he comprado un nuevo tomo de la serie de Tintin, Tintin au Congo. Los estoy leyendo en francés y, aunque hacía tiempo que no compraba ni leía uno nuevo, otra vez me he acordado y me he propuesto completar la colección.


En mi ciudad ya se ha celebrado la feria del libro, será para que no coincida con la Semana Santa, y aunque me prometí que no me compraría nada porque es lo más cutre que hay y ni siquiera hacen descuento, caí. Me compré la novela gráfica Coraline, de Neil Gaiman, ilustrada por P. Craig Russell. He visto la película y tenía ganas de leer/ver el cómic, así que al fin he tenido la oportunidad. Además, me salió muy baratito, solo por cuatro euros. Por otra parte, hace unos días, y gracias a la insistencia de Yardena, me compré Nadie como tú, un libro que me ha enamorado por completo y del que pronto tendréis reseña.



Y estos son los libros de este IMM. ¿Hay alguno que hayáis leído? ¿Os atraen especialmente? ¿Estáis deseando leer alguno de ellos? Contadme :)