Busca en Arte Literario

Cargando...

28 julio, 2014

Duelo de cubiertas: Ciudades de papel

¡Buenos días! La novela que protagoniza el duelo de cubiertas de hoy me gustó mucho. Se trata de Ciudades de papel, de John Green, un autor del que leeré todo lo que se publique. No leí este libro hace mucho y fue mi recomendación del mes de julio.


He encontrado varias cubiertas del libro en versión original, pero he elegido esta porque me parece la más representativa, pues es la que he visto en más ocasiones, incluso en alguna que otra librería. Como se puede apreciar, son dos mundos diferentes estas cubiertas. En la primera, la original, aparece una chincheta clavada en un mapa, una alusión muy representativa a algo que aparece en el libro, a esas ciudades de papel. En la segunda, la española, aparece unas siluetas de unos edificiones, también representando una ciudad ¿de papel? Objetivamente, ninguna de las dos cubiertas me parece bonita y mucho menos atractiva. No sería un libro en el que yo me fijara simplemente por su apariencia. No obstante, la española no me disgusta porque va muy acorde con la cubierta de Bajo la misma estrella, la otra novela del autor que publicó la editorial en España. Así pues elijo la cubierta española. ¿Y vosotros qué pensáis? ¿Cuál de las dos os gusta más?

26 julio, 2014

Los saqueadores de sueños, Maggie Stiefvater

Los saqueadores de sueños, Maggie Stiefvater
Traductor: Alexandre Casal
Editorial: SM
493 páginas
Tiene spoilers del libro anterior
Cómpralo en Amazon

Todo el mundo tiene secretos. Los guardamos o nos los guardan, los controlamos o escapan a nuestro control. Ronan Lynch, también. El gran secreto de Ronan es que puede robar cosas de los sueños y traerlas al mundo real. Lo malo es que hay alguien que desea esas mismas cosas. Alguien cuyas intenciones son más siniestras. Y mientras tanto, las líneas ley que rodean Cabeswater se están debilitando. Glendower es un sueño cada vez más lejano, y Gansey no está dispuesto a permanecer indiferente.
(Texto extraído de la contracubierta del libro)


Tenía unas ganas inmensas de leer este libro, pues su primera parte fue una de mis mejores lecturas del año pasado. La mejor, quizás. Stiefvater se ha ganado a pulso ser una de mis autoras de literatura juvenil preferidas, por su peculiar estilo, por sus historias originales, por sus personajes tan reales. Los saqueadores de sueños se colará también entre mis mejores lecturas de este año, no tengo ninguna duda.

Hace ya unos cuantos meses que leí La profecía del cuervo y, aunque recordaba bien de qué iba la historia, esos detalles que hacen que esta novela sea tan estupenda se me desdibujaban. Por eso me costó tanto pillarle el ritmo a esta segunda parte, además de porque toda la historia es tan... ¿rara? que hacen falta unas cuantas páginas para adaptarse, comprender y disfrutar. Me pasó lo mismo con el primero. Pero una vez que me hice con la historia, no pude disfrutarla más. Stiefvater suele sorprender, pero esta serie suya no puede ser más perfecta.

En primer lugar hablaré de los personajes, pues son ellos, junto a una trama muy original, los que hacen de este libro tan brillante. Hay muchos personajes y son todos muy diferentes. En este libro dejamos un poco más de lado a las adivinas para centrarnos en los chicos. En Ronan, que es el protagonista indiscutible de esta historia de saqueadores de sueños. Ronan es el más duro de este grupo de amigos, es un chico fuerte, valiente y un tanto conflictivo y, como ya se desveló al final de la primera parte (y en la sinopsis del libro), es un saqueador de sueños, es capaz de traer de sus sueños los objetos que desee. Adam, por su parte, es el único del grupo que va a la escuela por méritos propios y no por nacer en el seno de una familia adinerada. De hecho, la suya es una familia conflictiva. Quiere a Blue y su meta en la vida es tener éxito y salir de Henrietta, el pueblo donde vive. Me gusta Adam por su personalidad, por su afán de superación, por su testarudez y quizás también porque podríamos decir que es el más débil y yo siempre seré la defensora del débil. Gansey sigue obsesionado con las líneas ley, aunque en este libro se habla menos de ellas. Veremos su lado más tierno y empezaremos a vislumbrar lo que será la historia de amor de la saga, esa que ya se mencionó en el primer libro pero que aún no encontrábamos por ninguna parte. Me encanta Gansey. Noah es el que menos sale de los cuatro amigos, algo normal, pues es un fantasma, murió tiempo atrás. Pero lo poco que sale es suficiente para que protagonice una de las escenas que más me han gustado de la novela. Noah es genial y ojalá tenga más protagonismo en el siguiente libro. Blue es quizás la que menos me gusta, aunque es un personaje interesantísimo y el motor de la historia. ¿Las adivinas? En este caso solo diré que son geniales.

Los secretos son raros.
Los hay de tres clases. Los primeros son los que todo el mundo conoce, los que requieren al menos dos personas. Una para guardarlos. Otra para no descubrirlos jamás. Los segundos son más complejos: son los que te guardas para ti. Todos los días, miles de personas callan confesiones a sus confesores sin ser conscientes de que esos secretos nunca admitidos se resumen en las mismas palabras: «Tengo miedo».
Y luego está la tercera clase de secreto, el más recóndito. El secreto que nadie conoce. Quizá se supo una vez, pero se fue a la tumba con su portador. O quizá se trate de un misterio inútil, un misterio oscuro y solitario que nadie ha descubierto porque nadie se ha preocupado por él.

La trama, por su parte, se aleja del tema de las líneas ley y Glendower para centrarse en Ronan y su don, en Ronan y su familia. Ronan tiene secretos, secretos muy interesantes; uno de ellos se sabe desde el principio, otro se intuye a mitad del libro y otro se desvela al final. Me ha sorprendido este personaje y me ha sorprendido (muy para bien) la decisión de la autora de incluir un elemento muy interesante en la serie y que, supongo, se irá definiendo en próximos libros. El final, por su parte, es de esos que te dejan con la boca abierta, deseando leer el siguiente libro, deseando saber más.

No puedo finalizar la reseña sin mencionar, una vez más, que el estilo de Maggie Stiefvater es digno de conocer, sus novelas merecen ser leídas y esta serie en particular, mucho más. Stiefvater escribe genial, tiene un estilo elaborado, el ritmo de sus novelas es pausado. Tiene mucha personalidad y esta historia es, sin duda, muy diferente.


Adoro a Stiefvater y adoro sus historias. The raven boys se está convirtiendo en una de mis sagas preferidas y Los saqueadores de sueños es, simplemente, espectacular. Una serie diferente y original con unos personajes con personalidad y una narración muy bonita.

24 julio, 2014

D-AL18: ¿Lees más en verano?

Es la época perfecta para debatir el tema que tengo pensado desde hace unos días y que hoy por fin vengo a proponer. El verano pasado publiqué una entrada aquí, en el blog, hablando un poco de cómo es mi rutina lectora en verano. Leyendo y hablando con otras personas me he dado cuenta de que eso de la pereza lectora en verano no es algo que solo me dé a mí, sino que es mucha la gente que la "padece". Por eso propongo hoy este debate, para hablar un poquito sobre cuáles son nuestros hábitos de lectura en estos meses calurosos y sobre los motivos que nos llevan a ellos. La pregunta es muy sencilla: ¿en verano leéis más o menos que durante el resto del año?

La gente joven normalmente tiene más tiempo para leer en verano, ya que no hay clase. No obstante, luego parece que la realidad es que en esta época leemos menos, tenemos incluso menos tiempo para coger un libro. A mí me pasa que, a pesar de tener más tiempo libre, también tengo menos ganas de todo. Soy capaz de estar una tarde aburridísima y pasármela tirada en el sofá antes que ponerme a hacer otra cosa. Durante el año no me pasa, pero sí en verano. ¿Se debe esto al calor? También aprovecho el verano para pasar tiempo con mi familia. Tengo una hermana que no vive en mi ciudad, pero sí viene de vacaciones en verano, y también tengo la playita al lado, así que todo eso contribuye a reducir mis horas lectoras. 

No obstante, sé que hay mucha gente que sí que aprovecha el tiempo libre para leer más, y gente que me dice que en verano adelanta muchas lecturas pendientes. Es normal, cuando no hay que estudiar, o hacer trabajos, o currar es más fácil pasar horas y horas delante de un libro por placer. 

¿Vosotros sois de los que leéis más o menos en verano? ¿Aprovecháis estos meses para avanzar con vuestros libros pendientes o lo empleáis para ir a la playa, salir o hacer el vago? ¿Qué es lo que soléis hacer en verano?

Os recuerdo que podéis votar también en la encuesta que hay colocada en la sidebar derecha del blog.