31 mayo 2016

El sabor de tus heridas, Victoria Álvarez

El sabor de tus heridas, Victoria Álvarez
Dreaming Spires #3
Editorial: Lumen
416 páginas
Puede tener spoilers de libros anteriores

Cuando llega la Navidad de 1909, los integrantes de la revista Dreaming Spires se han dispersado. Cae la nieve en los tejados de Oxford, pero los ánimos distan mucho de ser alegres, y los problemas no han hecho más que empezar. Chloë, la hija de Oliver, es secuestrada en Nochebuena, y la señorita Stirling acude a Lionel, huyendo de unos hombres que intentan asesinarla: ha llegado el momento de ponerse en marcha.
Nuestros héroes emprenden una aventura que primero los llevará al París de principios de siglo y luego hasta la ciudad balneario de Karlovy Vary en Bohemia. Pero hay más: el viaje los obligará también a cruzar las fronteras del tiempo. Entre 1909 y 1524, entre amenazas del presente y espíritus del pasado, Alexander, Lionel y Oliver tendrán que enfrentarse a la resolución de un último misterio. En ello se juegan mucho más que el prestigio de su revista: es su vida la que cuelga de un hilo, y falta poco para que se rompa...
(Sinopsis de la editorial)


Este momento era inevitable, el final de esta maravillosa trilogía tenía que llegar y por mucho que haya querido retrasar el momento, no podía seguir esperando más, tenía que reencontrarme con Alexander, Lionel y Oliver, tenía que saber qué sucedía con la señorita Stirling y con Veronica. Decir que he disfrutado de Dreaming Spires sería quedarme corta; las historias de este grupo de investigadores de lo paranormal me han fascinado, el estilo de Victoria me ha encantado y de los personajes, simple y llanamente, me he enamorado. Siempre he preferido las novelas ágiles, con bastante diálogo, que no tengan exceso de descripción. Victoria Álvarez, sin embargo, me ha conquistado por completo con unas novelas llenas de descripciones y con un ritmo bastante lento. Estoy deseando saber qué nuevas historias nos tiene preparadas.

El sabor de tus heridas se diferencia de las dos partes anteriores, sobre todo, en que en este caso los protagonistas no tienen una investigación paranormal que llevar a cabo. En el primer libro teníamos a una banshee, en el segundo contamos con los fantasmas de un barco hundido. En este, sin embargo, los protagonistas tendrán que poner fin a la trama general de la historia, ir a por el malo, salvar a una secuestrada y buscar la felicidad personal, que ya va siendo hora. Hay personajes nuevos y, de entre ellos, destacaré a Amber, que es la que más protagonismo tiene, una mujer descarada y que sabe lo que quiere, un personaje de diez que rápidamente se gana el afecto del lector. De los ya conocidos, poco más puedo decir que no haya mencionado en libros anteriores: Alexander es un buen hombre, el más honrado que pueda haber, el más cabal del grupo, la sabiduría personificada; en este libro tendrá mucho protagonismo. Nos encontramos a un Lionel enamorado hasta las trancas, pero que no pierde su carácter fuerte y de sinvergüenza; sigue siendo mi preferido de los tres. Oliver es tal vez al que, a lo largo de la trilogía, hemos visto en más estados: romántico empedernido, enamorado que roza lo empalagoso y, ahora, atormentado; sin duda, protagoniza una de las escenas más emotivas del libro. Stirling y Veronica son dos personajes igualmente fantásticos que sorprenderán en este desenlace; la primera, con un secreto y algún que otro giro inesperado y la segunda, con un lío amoroso.

Cuando llegas a un final de saga que te encanta siempre lo lees con el temor de que te decepcione, de que no esté a la altura de los libros anteriores, de que el autor tome un rumbo que no te convenza. El sabor de tus heridas, a pesar de no contar con el misterio de un suceso paranormal (como los dos anteriores), tiene igualmente un elemento de intriga importante y los personajes son tan reales que ellos solos son capaces de hacer que la trama brille. No solo no me ha decepcionado, sino que me ha fascinado; me ha emocionado, me ha hecho llorar (no podía ser de otro modo), me ha dejado con una sonrisa en los labios y me ha encogido el corazón. Todo al mismo tiempo, porque son tantos los personajes que, aunque llores por unos, podrás sonreír por otros. No ha sido demasiado cruel Victoria, aunque sí me ha roto un poco el corazón.


No me importaría pasar unos cuantos años más leyendo nuevas aventuras de los personajes de Dreaming Spires. Esta saga se ha convertido en una de mis preferidas y sus personajes han logrado llegarme al corazón. El sabor de tus heridas es un desenlace muy digno que ha puesto punto y final a una historia maravillosa.

30 mayo 2016

Lunes de cine: Alicia a través del espejo, Deadpool, Sufragistas, Techo y comida...

¡Buenos días y feliz lunes! ¿Qué tal? Tenía pensado haber escrito esta entrada ayer, pero al final no tuve tiempo, por lo que lo hago hoy. De todas formas, me viene bien, ya que ayer mismo fui al cine por la tarde, por lo que podré hablar también de esa película.

Me he dado cuenta de que no os he hablado de las dos películas que vi cuando viajé a Barcelona. Poco aproveché las veinte horas de carretera (diez de ida y diez de vuelta) para ver películas, pero sí que vi una a la ida y otra a la vuelta. La primera, Little Boy, que consiguió que llegara a la ciudad condal con los ojos enrojecidos de tanto llorar. Es brutal la historia, de esas que estoy segura de que emocionan a cualquiera. La que vi a la vuelta es Sufragistas, una a la que tenía muchas ganas y que no me decepcionó. También esta me emocionó, y la actriz protagonista me gustó mucho. Hace un par de semanas vi Everest. No sabía qué esperarme y lo cierto es que me mantuvo alerta de principio a fin. No conocía la historia (es un hecho real), por lo que estuve toda la película preguntándome si sobrevivirían. A mi pareja, que la vio conmigo, no le gustó e incluso le aburrió, pero a mí me entretuvo mucho y me tuvo muy intrigada hasta que terminó. La semana pasada vi Techo y comida, española que apunté tras la gala de los Goyas. No me pareció un peliculón, pero es digna de ver aunque solo sea por el tema y por lo bien que lo hace la actriz principal. Una trama que te conmueve porque es, tristemente, la realidad de nuestro presente. El sábado vi Deadpool y, ¡guau!, no me esperaba para nada lo que me encontré. Ya había leído opiniones geniales, pero es que me encantó. Está llena de acción, tiene una historia buena (con romance incluido) y es divertidísima. Me declaro fan de este superhéroe tan cañero. Aunque ya la había visto (mi primera opinión aquí), anoche echaron en la tele La isla mínima y me enganché. La primera vez me quedé muy confundida con el final y ayer aproveché para interesarme más por los detalles. La peli me gusta mucho y, aunque pensé que verla por segunda vez me iba a aburrir porque ya conocía la historia, no fue así. Por último, la película que vi en el cine ayer es Alicia a través del espejo. Las críticas están siendo, en general, malas y la película no ha tenido mucho reconocimiento, pero creo recordar que pasó lo mismo con la primera y a mí me gustó mucho. Esta me ha encantado, me parece que la trama es muy interesante (no he leído el libro), que no se hace nada aburrida, que los personajes lo hacen de diez (me encantó el Tiempo) y que el mensaje que transmite es fantástico. A mí no me ha podido parecer mejor.

¿Habéis visto alguna de estas películas? ¿Qué os han parecido? Yo estoy deseando ver Civil War, era la otra posibilidad para haber visto ayer en el cine, pero como el día anterior vi otra de superhéroes consideré que ya estaba bien. Espero que tengáis una semana estupenda.

27 mayo 2016

Cuatro, Veronica Roth

Cuatro, Veronica Roth
Traductora: Pilar Ramírez Tello
Editorial: Molino
256 páginas

Las cuatro piezas incluidas en CUATRO (La transferencia, El iniciado, El hijo, El traidor y tres escenas adicionales) darán a los lectores de la serie superventas Divergente la mirada del popular Tobias sobre distintos momentos únicos en la épica trilogía. Cuatro historias cortas y tres escenas inéditas que te revelarán lo que nunca llegaste a saber del mundo de Divergente.
(Sinopsis de la editorial)


Hace ya un año que leí Leal, la última parte de la trilogía Divergente, y todavía tenía pendiente adentrarme en las páginas de Cuatro, el spin-off sobre el personaje homónimo que cuenta algo del pasado del chico, un par de escenas que aparecen en la saga bajo el punto de vista de Tris y tres escenas inéditas. Lo primero que nos quiere mostrar, según mi opinión, este libro es que Cuatro no es tan fuerte como pudo hacernos creer la trilogía (aunque eso ya se vio venir en el último libro), que fue una víctima, que lo pasó mal, que no es osado de corazón y que durante mucho tiempo no tuvo a nadie a su lado que lo quisiera. Cuatro me encanta, es un personaje que me cautivó, y por eso me alegra tanto que haya un libro dedicado a él, aunque en realidad no aporte gran cosa. Todo lo que aquí se relata ya lo sabemos, ya sea porque se ha hecho mención a ello o porque lo hemos presenciado con los ojos de Tris; Cuatro, además, se me hizo un personaje muy transparente, al menos cuando en la saga descubrimos al verdadero Tobias, y no esa fachada que nos mostró en Divergente.

Lo que más me ha gustado de estos relatos es poder estar dentro de la cabeza de este personaje en particular, conocer cómo fue enamorándose de Tris, lo que sintió al abandonar Abnegación, el miedo atroz que le tenía a su padre, su relación tormentosa con Eric. Volvemos a encontrarnos con el clásico spin-off que te cuenta cosas que, en realidad, ya sabes, pero que te permite contemplarlas desde otro punto de vista. Estupendo para los fans de la saga, del personaje, pero prescindible para los que no lo son tanto. Yo me alegro de haberme metido en la cabeza de Tobias porque es uno de esos personajes que, al menos a mí, dejan huella.


Cuatro es una recopilación de relatos del personaje de Tobias que expone distintas fases de su vida antes de entrar en Osadía, durante el entrenamiento, su trabajo y después de conocer a Tris. También cuenta con algunas escenas inéditas y nos relata fragmentos que ya conocemos, pero desde su punto de vista. No está mal si te gusta el personaje, pero tampoco aporta nada nuevo.