26 junio 2016

Domingo de series: Black mirror y Juego de tronos

¡Buenos días! No va con ánimo de dar envidia, pero en este instante me encuentro en un pueblecito de montaña de lo más mono, y, sobre todo, pasando hasta fresquito (espero, porque escribo con dos días de antelación, esta es una entrada programada). Volveré esta tarde a casa, que hay que ir a votar, pero aprovechando que el viernes fue fiesta donde yo vivo he pasado un fin de semana largo de relax.

Hoy os quiero hablar un poquito de dos series a las que me he enganchado. Como ya la conoce todo el mundo y estáis todos mucho más avanzados que yo, empezaré por Juego de tronos. No he podido resistirme, qué puedo decir, yo también quiero formar parte de todas esas campañas por redes sociales y quiero reírme con esos chistes de hold the door (que sí se a qué vienen). Estoy megaspoileada, porque todas las noticias las he ido leyendo, pero bueno, no pasa nada, la mayor parte ya se me ha olvidado. Empecé a verla cuando Antena 3 la estrenó un verano de hace ya unos cuantos de años. No obstante, dejé de hacerlo porque en esa época tenía un trabajo del que salía a las 23,00, por lo que no me daba tiempo a verla. Creo que llegué a ver unos cuatro o cinco episodios. He vuelto a empezar desde el principio, llevo cuatro capítulos solo, pero me está gustando bastante y la verdad es que no me pierdo mucho con tanto personaje y demás. Me da un poco de pereza que me queden por delante tantas temporadas, pero como me está gustando no me importa. Venga, a ver si me pongo al día este verano. 

La otra serie que he empezado a ver es Black mirror. Me la recomendó hace tiempo (creo que fue el verano pasado) un amigo y lo cierto es que me tiene muy picada. He visto la primera temporada (son solo tres episodios por temporada) y me ha gustado mucho; cada capítulo me gustaba más que el anterior. Es abrumador ver las historias (son todas independientes y con actores distintos) y pensar en lo exageradas que están y luego darse cuenta de que no lo son tanto, de que nuestra sociedad es así, tristemente. El tercero es alucinante porque, en serio, es la vida misma, no con los granos esos que se implantan, pero sí con todo lo demás que tenemos hoy día y que nos absorbe: los teléfonos móviles, los ordenadores, Internet. A ver qué tal la segunda temporada.

¿Veis alguna de las dos? ¿Qué os parecen? Por favor, no hagáis spoilers, que aunque ya sepa algunos, hay detalles que se me han olvidado, tal vez por no conocer a los personajes bien. Ya terminé de ver Sherlock (¡qué ganas de que estrenen la temporada nueva!) y con New girl voy al día; a ver si veo las últimas temporadas de Glee y Downton Abbey. Espero que paséis un buen domingo.

24 junio 2016

Mis recomendaciones para el verano

¡Buenos días! Como cada año, traigo la clásica entrada de recomendaciones de lecturas para el verano. Ya que lo digo todos los años por esta época, sabréis que a mí en verano me gusta leer libros más bien ligeros. Dejémoslo en que el verano me abruma, y con el calor que hace se me quitan las ganas de hacer nada, y de leer cosas pesadas y, casi, casi, hasta de pensar. Por eso me gusta hacer más llevadera esta estación con amigos literarios sencillos y amenos. Y, oye, si las historias se desarrollan en esta época del año y me encuentro con playas, piscinas y pantalones cortos, mejor que mejor. De todo lo que he leído desde el verano pasado, esto es lo que os recomiendo para estos meses que tenemos por delante:



Al hacer clic en las imágenes podéis acceder a las reseñas completas, aunque os haré un breve resumen de por qué os recomiendo estos libros y no otros. Los libros de Morgan Matson son superveraniegos, además, se desarrollan en esta época del año, Ya os he recomendado mucho Amy y Roger, por lo que esta vez tocaba Desde que te fuiste. Por cierto, ¿qué va a ser de este verano sin lectura de Matson? La editorial no ha sacado nada para alegrarnos estos días. Gente que viene y bah es una historia muy, muy ágil y amena con un puntito divertido y una protagonista que está como una cabra. Aloha, baby es una lectura perfecta para esta época, sobre todo, por el lugar en el que se desarrolla la trama: Hawái. Es romántica y una lectura ligera y refrescante. No es lo que parece os la recomiendo igual que su primera parte, En la puerta de al lado; ambas son novelas románticas y bonitas con unos personajes muy buenos. Bittersweet también es una historia romántica, y es que me parece que este género en particular viene fantástico para esta época del año. Aquello que creíamos perdido no es la mejor novela del año, pero a mí me sorprendió por lo bien escrita que está y por lo entrañables que son sus personajes. Cuenta varias historias y es muy amena. Los descazadores de especies perdidas y Sigue soñando, Amber las propongo como lecturas más bien juveniles tirando a infantiles, tanto para los más pequeños de la casa como para los mayores que disfrutan de este tipo de novelas. Las dos son adorables. Todos estos libros, en realidad, me gustaron mucho. ¡Feliz verano!

23 junio 2016

Bittersweet, the Beginning, Melanie Rostock

Bittersweet, The Beginning, Melanie Rostock
Bittersweet #0,5
Formato: ebook
Disponible a partir del 4 de julio

Cuando nos guía la emoción, la vida se llena de contrastes.
Hace tiempo que Bambi conoce el lado más amargo del instituto. Ella y su amiga, Connie, sufren acoso escolar, y solo con el apoyo mutuo encuentran fuerzas para afrontar un nuevo día. 
No parece que nada vaya a cambiar hasta que Bambi decide apuntarse a un taller de escritura, donde conoce a Liam, un chico de barrio con un enfoque muy diferente de la vida. Bambi descubre que la literatura es más importante para ella de lo que creía y, por primera vez, siente si no será ese chico misterioso el dulce que tanto ansiaba encontrar.
(Sinopsis de la autora)


¿Quién me iba a decir a mí que una precuela tan cortita acerca de dos personajes que hace ya tiempo que conocí me iba a gustar tanto? A aquellos que ya habéis leído Bittersweet, de Melanie Rostock, os gustará reencontraros con Bambi y Liam, pero en un punto diferente de la historia: el momento en el que se conocieron. A aquellos que aún no habéis leído la novela, The Beginning puede ser un buen bocadito para que descubráis si os apetece leer o no la historia de estos dos chicos, ya que es un relato muy breve en el que se presentan a los personajes y os ayudará a identificar si es de vuestro agrado o no. Además, en cuanto salga a la venta, lo hará de forma gratuita, así que ¿qué mejor forma de descubrir si es una historia para vosotros?

En Bittersweet nos encontramos a Liam y Bambi como amigos, como dos chicos que se conocieron tiempo atrás en un curso de escritura y empezaron a enviarse sus escritos para ayudarse entre sí. Pero no asistimos al momento exacto en el que se vieron por primera vez. No me planteé, por aquel entonces, cómo podría haber sido esa escena, aunque sí lo hice antes de leer The Beginning. ¿Cómo me imaginaba yo el encuentro entre Bambi y Liam? A ella más tímida, y a él más fanfarrón. Me imaginé a Liam dándoselas de guapo, haciendo alarde de su labia y su encanto, A Bambi tímida, torpe y sin palabras. No obstante, tengo que decir que la opción de Melanie Rostock es mucho mejor que la que yo, torpemente, había creado en mi cabeza. He disfrutado muchísimo de este relato, de Bambi y Liam, también de Connie. La relación de las chicas, aunque en este relato solo se muestren unas pocas pinceladas, me encanta; me parece real, acorde a unas jóvenes de esa edad, y es que es muy fácil decir eso de «¿cómo puede afirmar "me he enamorado" solo con ver a un chico una vez?», ¿pero no nos pasa a todos con quince años? Con esa edad todos estamos con el pavo subido, haciendo una montaña de un grano de arena, abandonándonos a la exageración desmedida y creyendo que nuestros amigos son sagrados; me encanta lo bien que refleja Melanie todo eso tanto en este relato como en la novela y me río mucho leyendo a Bambi y a Connie, tan amigas, tan fieles la una a la otra, y, tristemente, tan solas.

También el encuentro de Bambi y Liam me ha hecho sonreír, y hasta reír (sobre todo el final), y recordar con alegría la novela, que tanto disfruté, a pesar de su parte dramática. Lo único que lamento de este relato es que termina en lo más interesante, que estaba muy metida en la historia, disfrutando como una enana, cuando me encontré con que se había terminado. Ay, qué ganas de releer Bitersweet me entraron.