25 febrero 2020

Títulos que me hacen gracia

Hace un par de años hice una entrada en la que os hablaba de algunos títulos de libros que me hacían gracia (podéis echar un vistazo a la entrada haciendo clic aquí). Voy a concretar: son títulos que me hacen gracia, no libros que me hacen gracia, que mi afirmación inicial puede dar lugar a confusión. Hoy quiero repetir esa entrada con otras novelas que he leído desde entonces y que tienen títulos curiosos.


Me parecen cuatro títulos de lo más ingeniosos, ¿no estáis de acuerdo? Los f*cking 30 expresa muy bien lo que vamos a encontrar dentro: los temores de llegar a esta edad, toda una crítica en tono de burla. Al final mueren los dos es una versión juvenil del título de Crónica de una muerte anunciada. Sí, mueren los dos, pero ¿no te lo adelanta ya el título? Fue precisamente ese título el que me animó a comprar el libro. La guía del caballero para el vicio y la virtud se lleva el premio al título más rimbombante que me he encontrado nunca. Cuando leí por primera vez ese título me eché unas buenas risas. Eh, y el libro está genial. Mammasutra, por último, me encanta por el juego de palabras, me parece muy ingenioso, muy original. ¿Qué os parecen a vosotros? ¿Qué otros títulos se os ocurren que os hagan gracia?

24 febrero 2020

Citas literarias: El corazón de una banshee, Jefe, otra de Oporto, Reina roja

¡Hola! Feliz inicio de semana. Con esta entrada quiero ponerme más o menos al día con mis lecturas de los últimos meses y las citas literarias que me han gustado. Espero que os resulten interesantes.


La Muerte no perdona. Ni a débiles ni a fuertes, ni a almas solitarias ni a corazones enamorados.

Le dijo tequiero y por un momento el mundo no era más grande que sus ojos.

♬ Reina roja 
Esto debería estar pasándole a otro.
¿A alguien viejo?
¿A alguien pobre?
Alguien... ¿prescindible?
Carla está llorando, de rabia y de asco de sí misma. Porque la respuesta es sí. Ahora mismo cambiaría a cualquier persona por ella misma. A cualquier desconocido.

19 febrero 2020

Reseña: Pájaro blanco, R. J. Palacio

Pájaro blanco, R. J. Palacio
Traductora: Noemí Sobregrás
Editorial: Nube de tinta
224 páginas

La abuela de Julian le cuenta cómo ella, Sara, fue acogida por una familia en pueblo francés, ocupado por los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial.
Le explica cómo fue perseguida por ser judía y cómo el niño al que todos rechazaban se convirtió en su salvador y mejor amigo.
Esta desgarradora y conmovedora experiencia demuestra el poder de la amabilidad para cambiar corazones, construir puentes e incluso salvar vidas. Como su abuela le dice a Julian: «Siempre se necesita valor para ser amable, pero en aquellos tiempos, esa amabilidad podía costarte todo.»
(Sinopsis de la editorial)


La lección de August es uno de los libros más bonitos que he leído, más profundos, más emotivos, y la película (Wonder) es absolutamente maravillosa también. Si no fuera por la autora, tal vez no me habría fijado en Pájaro blanco, así que tengo que dar gracias a R. J. Palacio porque de no ser por su nombre no habría leído esta maravillosísima historia (que, por cierto, ¡es un cómic!).


Pájaro blanco es otra historia más que habla del Holocausto, de los judíos, de los nazis. Y es otra historia más que nos muestra el punto de vista de la víctima, una adolescente judía a la que esconde una familia. Sí, es una historia más que habla de más de lo mismo, pero es cierto que este tema es tan interesante que parece que no nos cansamos de leer más y más libros sobre él, y no está de más que nos recuerden la barbarie que se vivió, y no hace tanto. Sara cuenta a su nieto su historia, la historia de su adolescencia, una judía que de pronto se ve inmersa en una situación horrible y tiene que esconderse, que por suerte se encuentra con un buen chico y su familia que se ofrecen a ayudarla, a pesar del riesgo que corren al hacerlo. Y no, no es una historia más; en este caso está narrada en formato de cómic, con unas preciosas imágenes. Es emocionante, cómo no va a serlo con esa temática, y lo que más me ha gustado es que hace una comparación directa de lo que pasó en esa época con nuestro presente. ¿No os dais cuenta de que el mundo está volviéndose cada vez más loco? ¿Que vivimos muchas situaciones de racismo, xenofobia y odio? No cambiamos, no aprendemos de los errores.



R. J. Palacio lo ha vuelto a hacer, me ha vuelto a cautivar con una de sus historias, muy diferente a lo que conocía de ella, incluso con un formato distinto, pero igualmente brillante. Me ha emocionado, me ha arrancado alguna lágrima y me ha fascinado. Trata un tema especialmente sensible y lo hace con gran mimo.