16 octubre 2019

Gente que viene y bah, el libro y la película

¡Buenas! Ni siquiera sabía que había película de este libro (o tal vez sí, pero no me acordaba) y la descubrí mientras buscaba en Netflix algo interesante que ver. La peli del primer libro de Laura Norton sí que la vi hace tiempo y recuerdo que me gustó poco, pero esta no me ha parecido que esté mal.

Gente que viene y bah



Podéis leer mi reseña del libro haciendo clic aquí.

Esta sección está llena de spoilers, así que ¡cuidado! Por otra parte, todo está redactado bajo mi punto de vista, que no tiene por qué ser el del resto del mundo.


Hace más de tres años que leí el libro y (sé que lo digo bastante en esta sección, pero ojalá mi memoria fuera una todoterreno) no recuerdo los detalles, aunque sí la historia a rasgos generales. He leído la reseña que hice en su momento y comenté que la esperaba más cómica y que el final me sorprendió. Por final imagino que me refería a que no esperaba que la protagonista volviera con su ex (o tal vez a la parte de la madre) y eso me ha vuelto a sorprender en la película, por lo que no lo recordaba.  En cuanto a la parte cómica, sí tiene algunos puntos buenos la peli (intuyo que más que la novela), aunque es cierto que la trama, en general, es dramática: la enfermedad de la madre, la ruptura de la relación de Bea, la paternidad del hijo de la hermana pequeña (aunque tiene tintes cómicos), la hermana mayor medio amargada. El que más me ha gustado ha sido León, el hermano de la prota, es quien aporta los momentos más graciosos y, además, el actor me encanta (lo conozco por Cuéntame).

Detalles que recuerdo y que cambian en la película: lo primero de todo, Diego no es pelirrojo. Lo sé, es una tontería, pero con lo poco que recuerdo de la novela, de eso sí me acordaba, por lo que imagino que la autora hacía mucho hincapié. Aparte de eso, me ha gustado mucho ese personaje, lo tierno que es, lo enamorado de su hija que está (y en el libro maneja una mala leche increíble). Me parece curioso que el actor que lo encarna, Álex García, aparezca también en la película de la otra novela de la autora: No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas. También recuerdo que la novela daba más importancia al hijo de la hermana mayor, tan pesimista, tan obsesionado con la muerte, y en la película aparece, pero poco.

En general la película me ha gustado bastante, es entretenida y empatizas con los personajes. Sospecho que no hay tanto drama como en la novela y eso lo agradezco, y tiene varios puntos cómicos muy graciosos. Una opción buena para pasar un rato entretenido y agradable.

14 octubre 2019

Mis novedades preferidas de octubre

¡Buenos días y feliz inicio de semana! Octubre ha llegado cargado de novedades literarias y ha sido muy complicado elegir solo tres novelas favoritas. Estos son los libros que más me atraen de todos los que han salido y van a salir este mes: 


Todos los libros de Victoria Álvarez me gustan y todos los quiero leer, pero llevo un retraso enorme con esta autora y eso no puede ser. Tengo una novela en casa que aún no he leído y creo que dos más que tengo que leer. El incienso de los espíritus se va a mi wishlist, aunque antes tengo que leer los que tengo pendientes. Amigo imaginario me ha dejado muy intrigada con su sinopsis y me atrae mucho que el protagonista tenga solo siete años. Tiene una pinta estupenda. Thornhill me da que es una historia escalofriante y a mí las historias de miedo no me van demasiado, pero es otra que me ha dejado intrigadísima con el resumen y las tramas de orfanatos me gustan.

10 octubre 2019

Reseña: La mensajera de los sueños imposibles, Nieves García Bautista

La mensajera de los sueños imposibles, Nieves García Bautista
Editorial: Suma de letras
552 páginas

¿Quién no tiene un sueño? Todos albergamos la esperanza de que algo grandioso llegue a nuestra vida. ¿Qué sueñas tú?
Marie trabaja como mensajera en el centro de Madrid y con cada paquete que entrega imagina que es la emisaria de secretos y sueños: quizá mensajes de amor, regalos especiales, una carta de reconciliación...
Marie ha tenido que abandonar su pueblo natal en Francia, dejar atrás a su familia, a Lana y Oliver, pero los recuerdos la acompañan en su viaje a Madrid, adonde llega con un propósito que parece imposible. Gracias a su trabajo, conocerá a varias personas que, a pesar suyo, terminarán haciéndose un hueco en su vida. Todos ellos tienen un sueño y Marie hará lo posible por ayudarlos.
El ánimo de hacer feliz a la gente le permite continuar en una ciudad a cientos de kilómetros de la suya y no perecer entre las pesadillas que desvelan sus noches y las ausencias a las que todavía no puede renunciar. Sin embargo, todo comienza cuando, una noche Marie fotografía una escena aparentemente intrascendente. Este pequeño detalle pondrá toda su vida patas arriba.
(Sinopsis de la editorial)


Han sido varias las oportunidades que le he dado a este libro y hoy puedo confirmaros esa teoría de que cada historia tiene su momento. Empecé La mensajera de los sueños imposibles hace dos o tres años, no me acuerdo bien, y no leí más de veinte o treinta páginas porque no me llegaba a enganchar. Hace varios meses volví a empezarlo desde el principio, ya casi no me acordaba de esas primeras páginas, y me sucedió lo mismo, lo dejé para leer otras historias que me atraían más. Terminado mi último libro, vi este sobre la mesita de noche, con ese título tan bonito, con la cubierta tan llamativa y ese verde agua que me encanta y me dije: vamos a darle una nueva oportunidad y a leer más allá del inicio, lo suficiente para saber al menos de qué trata la historia. Y guau, ¿qué os puedo decir? Que me he terminado el libro en un par de días, que me ha atrapado, que me ha hecho suya, que me ha fascinado.

No lo voy a negar, el principio es complicado, no termina de enganchar al lector y hay que darle una oportunidad y seguir leyendo. Marie es un personaje extraño, parece que guarda demasiados secretos, y no es hasta que conocemos su historia cuando logramos comprenderla y empatizar con ella. El libro consta de tres partes: en la primera tenemos a Marie en el presente, una francesa viviendo en Madrid, dispuesta a pasar desapercibida, a no hacer amigos, tímida, reservada, ausente. Poco a poco van planteándose incógnitas y cuando parece que vemos algo de luz, ¡zas!, viaje al pasado, la segunda parte. En esta parte conocemos la historia de Marie desde su nacimiento. No voy a contar más, pues hay que descubrir su vida, sus circunstancias, a su gente. En la tercera parte regresamos al presente, aunque sin todas las respuestas, y es ahora cuando lo conoceremos todo.

La mensajera de los sueños imposibles es una historia triste, muy triste, demasiado triste incluso para mí, que disfruto con los dramas. Es pena tras pena tras pena, y las desgracias no dejan de sucederse. Marie es una chica triste que, además, parece reacia a querer ser feliz. Habla de los sueños, de los que se cumplen y de los que no, y sus personajes son tan reales que sufres con ellos. Cuando consigues superar los primeros capítulos, te encuentras totalmente atrapada, enganchada a la vida de Marie y queriendo saber más; devoré este libro, horas y horas sin levantarme, leyendo sin cesar, algo que no me ocurre desde hace mucho tiempo. Me ha gustado muchísimo, me he enamorado de sus personajes, de sus historias y he sufrido con todos ellos, con sus penas, sus desgracias. El libro sería de diez si no fuera por ese final, innecesario en mi opinión. No comprendo un final así para un libro que es por completo negro, oscuro, desgarrador. No comprendo que en un solo segundo la trama se ponga patas arriba. Pero hay que aceptarlo, y ese es el final que la autora ha querido darnos.