04 diciembre 2019

Recuento de títulos de noviembre

¡Buenos días! Otro mes que puedo publicar un recuento de títulos porque he leído suficientes libros para tener algo de lo que hablar en esta entrada. Faltan dos por reseñar, pero pronto podréis leer mis opiniones completas.


Jefe, otra de Oporto, que se me calienta la boca es un libro de relatos breves muy entretenido para ir leyendo poco a poco, en momentos sueltos. Todos deberíamos ser feministas es un libro ilustrado de lo más interesante y muy necesario, ideal para trabajar con los niños y enseñarles, desde muy pequeños, valores positivos. Si no te gusta tu vida, ¡cámbiala! es una obra escrita por el famoso Jesús Calleja (no puedo negarlo, lo leí por eso) en la que habla de cómo ha cambiado radicalmente él su vida a lo largo de los años para conseguir sus sueños. Por último, Reina roja creo que no necesita presentación, pues es una novela que ha tenido un éxito arrollador y que incluso ya cuenta con una segunda parte que estoy deseando leer. Es adictiva y sus protagonistas son increíbles.

02 diciembre 2019

Novedades diciembre 2019

¡Buenos días y feliz lunes! Hoy quiero compartir con vosotros las últimas novedades literarias del año, y aviso: no son muchas. Supongo que enero vendrá más cargadito. Si me entero de alguna más, editaré esta entrada, aunque por el momento tengo constancia de estas cuatro.




¡Feliz mes de diciembre!

29 noviembre 2019

Todos deberíamos ser feministas, Chimamanda Ngozi Adichie

Todos deberíamos ser feministas, Chimamanda Ngozi Adichie
Ilustradora: Leire Salaberria
Traductor: Javier Calvo Perales
Editorial: Beascoa
48 páginas

Después de la charla TED que se reproduce en Todos deberíamos ser feministas, Chimamanda Ngozi Adichie se convirtió en la portavoz del feminismo a nivel mundial. Esta nueva edición, ilustrada por Leire Salaberria, ayudará a difundir su maravilloso y revelador mensaje feminista y de igualdad entre las nuevas generaciones y el público familiar.
(Sinopsis de la editorial)


En cuanto vi este libro en la lista de novedades lo quise. Se trata de un ensayo, de una charla de la autora que han plasmado en papel y, en este caso, en un libro bonito con ilustraciones, en teoría dirigido a niños y adultos. Digo «en teoría» porque, aunque me parece que las ilustraciones ayudan y que el libro es muy vistoso y llamativo para un niño, no me parece un texto que pueda interesar a los peques de la casa. Me explico: yo tengo una sobrina de cuatro años (la edad que aparece en la ficha del libro de la editorial) y no me veo leyéndole este libro, seguro que ella perdería el interés al instante. Sí que me parece una buena herramienta para explicarles lo que es el feminismo; se puede trabajar el libro con un niño, que vea las imágenes y, al mismo tiempo, contarle el contenido, no leérselo, explicárselo con palabras que él entienda. Sí me lo imagino, por ejemplo, como lectura obligatoria en un colegio con niños algo mayores, que tengan comprensión lectora y que ya empiecen a formarse sus propias ideas.

Chimamanda Ngozi Adichie nos habla claro y nos cuenta su experiencia a lo largo de los años con ejemplos de su país, Nigeria, y anécdotas de su infancia. Y nos grita verdades como puños, como esta: 

El problema del género es que determina cómo tenemos que ser en vez de reconocer cómo somos realmente. Imagínense lo felices que seríamos, lo libres que seríamos siendo quienes somos en realidad, sin sufrir la carga de las expectativas de género.

También habla del polémico tema sobre el sustantivo que se ha elegido para denominar este movimiento. Y es que a día de hoy hay mucha gente feminista que no sabe que el feminismo solo quiere igualdad, que lo vincula con extremismos, que no comprende este término. Y esto es lo que dice la autora:

Hay gente que pregunta: «¿Por qué usar la palabra "feminista"? ¿Por qué no decir simplemente que crees en los derechos humanos o algo parecido?». Pues porque no sería honesto. El feminismo forma parte de los derechos humanos en general, pero si solo usamos «derechos humanos» negamos el problema específico y particular del género.Es una forma de fingir que no han sido las mujeres quienes se han visto excluidas durante siglos. Es una forma de negar que le problema de género pone a las mujeres en el punto de mira. El problema no era ser humano en general, sino concretamente ser una humana de sexo femenino.


No he leído explicación más acertada y justa de por qué el término «feminista» y no otros que hagan hincapié en la igualdad. Concluyo recomendando este libro porque habla verdades, porque es una herramienta perfecta para inculcar valores a los pequeños y porque es visualmente precioso.