Busca en Arte Literario

Cargando...

12 agosto, 2014

Cerrado por descanso del personal (y del blog)

¡Buenos días! Por el título queda muy claro que esta entrada es para avisaros de que le voy a dar unas vacaciones al blog (qué afortunado, porque yo no puedo tomármelas). El verano pasado hice lo mismo por temas laborales, cerré tres semanas en agosto y me vino muy bien para ponerme al día. En un principio quería aguantar, seguir publicando, aunque lo hiciera menos (se ha notado, ¿no?, de publicar casi una entrada al día a publicar una cada dos o tres días), pero me estoy dando cuenta de que no puede ser. Una razón es porque no tengo contenido interesante que publicar. Es decir, sí, podría dedicarme a hacer entradas bobas, pero se me acaban los temas básicamente porque apenas leo, así que me quedo sin reseñas y me quedo sin entradas relacionadas con lo que leo. Y no, sin reseñas no tiene sentido que el blog siga en funcionamiento porque son estas el motor de Arte literario. Así que esa es la razón más evidente por la que cierro, aunque también hay otra: tengo mucho trabajo. Por eso digo que no me puedo ir de vacaciones, porque tengo que trabajar y lo cierto es que el blog me quita muchas horas. Por ese motivo cierro el blog, pero también voy a hacer una pausa en mi actividad blogueril, así que no creo que me veáis mucho por vuestros espacios, lo siento. 

¿Pero todo es trabajo? No, por supuesto que no. Voy a aprovechar el tiempo libre para hacer otras actividades también: ir a la playa (que la tengo aquí mismo y habré ido cinco veces en todo el verano); disfrutar de las fiestas de mi ciudad, que empezaron ayer; irme unos días al pueblo, que para mí es lo mejorcito de todo el verano; leer más, ponerme al día con Downton Abbey, Glee y Mr. Selfridge, y ver más películas... Se hará lo que se pueda.

¿Y cuándo vuelvo? El día 1 de septiembre me tendréis de nuevo aquí, como una campeona, espero que con unas cuantas reseñas y entradas interesantes. Necesito estas tres semanitas, si no no cerraría, ya sabéis que no me gusta dejar el blog desamparado. No obstante, aunque no esté por los blogs, sí seguiré por las redes sociales y miraré diariamente el correo, así que si necesitáis algo, no dudéis en escribirme. Mientras tanto, espero que disfrutéis de las vacaciones, que lo paséis pipa, que vayáis a la playa/piscina, que viajéis, que seáis megafelices. 

Nos leemos en septiembre.

11 agosto, 2014

IMM: libros y pelis

¡Buenos días! El de hoy va a ser un IMM muy breve, pues, como os comenté en el anterior, no pensaba hacerme con muchos libros en estos meses de verano. De hecho, tan solo hay dos libros, uno es de editorial y el otro es un regalo. Pero también hay dos películas que quería enseñaros porque son dos de mis pelis preferidas.

En primer lugar os muestro los dos libros. Por un lado, El lado oscuro, de Sally Green, que me atrajo muchísimo la atención al leer la sinopsis y la crítica y cuya reseña ya podéis leer [aquí]. El segundo libro es un regalo de mi pareja, el álbum ilustrado de Blancanieves, ilustrado por Benjamin Lacombe. Qué ganas de leerlo, no creo que tarde mucho; por lo pronto ya he estado viendo las ilustraciones y, como siempre, una delicia.


Y estas son las películas: Up (una de mis películas Disney preferidísimas) y El diario de Noa, que los que me leéis habitualmente sabréis que me encanta. El libro El cuaderno de Noah es mi preferido del autor que, a su vez, es uno de mis preferidos de literatura romántica. Además, esta edición tiene escenas eliminadas y un final alternativo.


Y esto es todo. Ya os había comentado que era poca cosa, y ahora sí que sí, hasta que no pase el verano no volveré a hacer otro IMM, aunque posiblemente para entonces se me junten algunos libros. Ya os comentaré por qué. ¿Qué os parecen mis nuevas adquisiciones? ¿Hay algo que os atraiga?

08 agosto, 2014

El cambio de títulos al traducir

No estoy segura de si he hablado con anterioridad de este tema en el blog. He buscado y no he encontrado nada, pero la verdad es que es un tema que siempre me ha parecido interesante y que he comentado con mucha gente. Precisamente vuelvo a caer en ello porque recientemente he leído una novela en inglés con un título muy poco atractivo y al pensar en un posible título para la novela en español no se me ocurría verlo con ese. Pongamos un ejemplo (lo siento, no puedo decir qué novela es): hay una novela en la que los protagonistas son una pareja de estafadores; tienen su propio negocio llamado S&L. Este negocio se menciona en varias ocasiones en el libro. La novela se llama precisamente S&L. Digo yo: ¿es un título atractivo para la traducción? Por supuesto que no. Yo veo un libro con ese título en la librería y ya puede tener una cubierta chula porque si no, paso de largo. A esto quiero llegar. Yo siempre he defendido que los títulos han de ser traducciones fieles de los originales, pues un título es algo que el autor elige con mucho mimo, es la cara de presentación de una historia y si el autor quiere que SU novela se llame así, SU novela ha de llamarse así. Otro asunto es que su editor no lo vea claro y entre los dos decidan otro título. Pero cuando la novela se ha publicado en EE.UU. con un título concreto, ¿por qué en España se le cambia? Pues eso, siempre he defendido esa postura y me ha sentado un poquitín mal que se cambien los títulos. No obstante, debido a esta última novela que he leído, ya os digo que mi percepción empieza a cambiar. Claro que también me planteo: pero bueno, es que el título es muy poco atractivo también para el público estadounidense, ¿por qué no se lo cambian allí?

Se me viene a la mente un ejemplo muy bueno en el que me parece una decisión estupenda haber cambiado el título a una novela. Lo último de Setterfield, El hombre que perseguía al tiempo, se titula originalmente Bellman & Black. No es que sea muy llamativo, ¿no? Y se me ocurren otros títulos como Los abisales (Dark life), Nadie como tú (The edge of never) o El secreto de Callie y Kayden (The redemption of Callie & Kayden) en los que no veo tan claro ese cambio. Y otros ejemplos como Un beso en París (Anna and the french kiss) en los que ni por asomo se podría dejar el título original.

¿Qué pensáis? ¿Opináis que habría que mantener siempre el título original, sea cual sea este? ¿O creéis que las editoriales españolas han de buscar un título que tenga más posibilidades de atraer al público? Yo soy de las que prefieren que lo mantengan en muchos casos, por respeto al autor quizás, pero sé que hay ocasiones en las que los autores eligen títulos que no, que para nada van a vender, que no son nada atractivos, y en estos casos no estaría de más cambiarlos.

Por cierto, no quería terminar esta entrada sin decir que he leído muchas veces a gente quejarse de los cambios de títulos y echar la culpa a los traductores. Cuando el título de una novela se modifica, es decisión del editor, no del traductor. Mi experiencia es que nunca se me ha dejado elegir el título de ninguna novela que haya traducido, siempre me lo han dado traducido ya. Hay casos en los que el traductor puede opinar o dar opciones, pero siempre la decisión final la tiene el editor.