28 julio 2017

Hablemos de Por trece razones

¡Buenas! Hace un par de días publiqué en el blog una entrada hablando de las series que he visto últimamente; una que mencionaba es Por trece razones, que tan famosa se ha hecho y tantos comentarios de todo tipo está suscitando. Ya que en los comentarios de esa entrada algunos disteis vuestra opinión sobre esta historia, he pensado que estaría bien hablar más detalladamente de ella, y por eso la traigo a esta sección, que tan olvidada tengo.

«Hablemos de» es un hervidero de spoilers, así que si no has leído la novela/visto la serie y no quieres enterarte de detalles importantes, te recomiendo que no leas esta entrada. Todo el mundo puede participar dando su opinión en los comentarios. 

No puedo empezar esta entrada sin informaros de que yo no he leído el libro, tan solo he visto la serie. Así pues, si existen diferencias entre ambas historias, las desconozco, y yo solo me voy a centrar en lo que la serie quiere transmitirnos.

Se ha dicho mucho de esta serie, aunque confieso que yo no me he enterado de la mayoría de los comentarios que se han hecho, pues la vi tarde y huí de todas las reseñas que se hacían por miedo a enterarme de spoilers. Sí sé que en algún país la han prohibido porque, según dicen, incita al suicidio. También he visto en los comentarios de la entrada anterior que se han hecho críticas diciendo que esta serie anima a los jóvenes en lugar de denunciar. A este respecto, me gustaría decir que considero que las cosas se han llevado un poco lejos. Leí en una entrevista al autor que este decía que él hablaba de las cosas de las que nadie quería oír hablar, y estoy totalmente de acuerdo con esa afirmación. Hay temas que no nos gustan, cosas de las que no queremos enterarnos. Todos estamos muy concienciados sobre el bullying, sí, sobre lo terrorífico que es y lo mucho que tenemos que luchar por evitarlo, pero no nos gusta tanto oír sobre casos específicos.  Por trece razones es una serie muy cruda y además te muestra escenas que no quieres ver: violaciones (y dos, por si fuera poco), maltrato, suicidio... Son escenas desagradables, yo misma tuve que apartar la mirada en el último capítulo para no ver a Hannah cortarse las venas, porque, señores y señoras, la escena se muestra en todo su esplendor, y eso nos molesta. A mí me parece bien que se haga una serie sobre un tema real que muestre las cosas tal y como son. ¿Que anima a los jóvenes al suicidio? Me gustaría leer qué opináis vosotros de esto, porque yo no creo que sea así. No veo, al menos, una razón que me lleve a pensar que eso es verdad. Hannah es una protagonista especial, es dramática, le gusta hacerse la víctima (es mi opinión), pero es que hay muchas personas así y no por ello vamos a tenerlas menos en cuenta, y cada uno vive su situación a su manera. Según desde el punto de vista que se mire, alguien podría pensar que tampoco es para tanto lo que le sucede con algunos personajes (como con Alex o Tyler), pero bueno, así son las cosas, una persona que tiene tendencia a tomarse las cosas muy a la tremenda no puede hacer nada por evitarlo, y existen personas así. Me parece que hay que centrarse más en que Hannah necesita ayuda y que a una persona débil que se viene abajo fácilmente no se la puede machacar aún más, porque entonces explotará. ¿Que anima a la gente al suicidio? Yo diría que más bien anima a la gente a que pida ayuda una, dos y tres veces, y a personas diferentes, a que confíe en sus familiares, a que hable con sus amigos. Hannah comete el error de no ser sincera con Clay, la única persona que la puede ayudar de verdad, y ese error les cuesta caro a ambos.

Otra cosa acerca de la que he leído mucho es de la cinta de Clay. ¿Qué hace la única persona buena de la serie en las cintas de Hannah? Cuánto deseábamos saberlo todos, ¿eh? Y entonces llega ese batacazo, esa explicación sin fundamento de por qué Clay hizo daño a Hannah. Es una falta de comunicación total y absoluta la que existe entre estos dos personajes, que ni siquiera me queda claro si eran amigos o simples compañeros (yo espero algo más de comunicación entre dos personas que son amigas, además de que Clay se pasa media serie negando que fueran amigos). Creo que Hannah deja bastante claro que él no debería de estar en las cintas y que, si está, es por culpa de ella, y no de él; porque ella sabía que lo necesitaba pero no creía que lo mereciera. Qué rabia ver cómo estos dos chicos se adoran y, sin embargo, todo acaba tan mal.

Aunque seguramente haya muchos otros temas interesantes que tratar sobre la serie, no quiero hacer una entrada exageradamente extensa (ya me ha salido bastante larga), así que ¿por qué no hablamos de ellos en los comentarios? ¿Y qué opináis vosotros de los que yo menciono?

26 julio 2017

Reseña: El silencio es un pez de colores, Annabel Pitcher

El silencio es un pez de colores, Annabel Pitcher
Traductora: Carmen Villar
Editorial: Siruela
312 páginas

¿Es posible seguir adelante cuando 617 palabras escritas en un blog desmontan tu vida por completo? ¿Cómo pides ayuda si sientes que tu voz ya no te pertenece? 
Tess siempre se ha sentido fuera de lugar, y la noche en que lee por casualidad lo que su padre ha escrito en una inesperada página web, comprende definitivamente que nunca conseguirá encajar en ninguna parte. Su silencio y un pez de colores serán sus mejores aliados en la nueva vida que tendrá que empezar a construirse; por no hablar perderá a su mejor amiga, encontrará a una nueva alma gemela y aprenderá una lección fundamental: el silencio es muy poderoso, pero las palabras lo son aún más.
(Sinopsis de la editorial)


Hace dos años que descubrí este libro, que me enteré de su publicación en inglés y que deseé que lo trajeran a España. El argumento no me entusiasmaba mucho, pero la autora es Annabel Pitcher, y esta señora siempre me ha emocionado con sus novelas, así que el resto me daba igual. Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea es uno de los libros más fascinantes, emocionantes e intensos que he leído nunca, un diez. Nubes de kétchup es original, sorprendente, diferente, y me enamoró. ¿Cómo no iba a querer leer El silencio es un pez de colores? Lo que no esperaba era sentirme tan decepcionada y frustrada con esta historia, lo que no esperaba era que Pitcher escribiera una novela que no me gustase.

Sí, así es, El silencio es un pez de colores no me ha gustado, y muestra de ello es todo este tiempo que he tardado en acabarlo. La historia no engancha, la protagonista es desesperante y la trama me parece que no tiene la fuerza suficiente como para construir una historia. Es decir, ¿tan gravísimo es lo que descubre Tess?, ¿en serio? Podríamos defenderla diciendo que son cosas de la edad, de su situación de vulnerabilidad, que un asunto que para mí resulta intrascendente para ella puede suponer un mundo, vale, pero ¿hasta el punto de dejar de hablar y de comportarse como lo hace? No, no puedo defenderla porque no logro entenderla, y os aseguro que lo he intentado. Me parece que Tess es muy dramática, que es exagerada y que su comportamiento no tiene pies ni cabeza. Y si el tema del libro no es convincente, empezamos mal.

No obstante, hay algunos aspectos que sí me han gustado de esta historia. Lo del pez de colores me parece original y atractivo, y es que este pez es una linterna que Tess lleva siempre consigo y con quien habla. También me ha gustado la parte más triste, a mi parecer, de esta historia: la trama del bullying al que someten a la protagonista. Aquí sí he reconocido a la autora, su intensidad, su fuerza a la hora de narrar. La novela está llena de escenas terribles de acoso escolar, de palabras que te llegan al alma y te destrozan. A Tess llegan a llamarla «vaca asquerosa», y no voy a decir la de cosas que le hacen. Qué grave es el bullying, qué difícil y qué triste; nada hay que me provoquen más aversión que la intolerancia y el maltrato.

Otra parte que me ha gustado ha sido el cuarto final del libro, la trama del profesor. En realidad fue aparecer el personaje del hijo del maestro y mejorar todo. El final me parece bueno e interesante, incluso hasta el punto de hacerme cerrar el libro con la sensación de que me alegraba de leerlo. No obstante, si echo la vista atrás y pienso en el conjunto, ¿es justo juzgar un libro solo por un buen final cuando el resto me ha parecido aburrido y desesperante?


El silencio es un pez de colores ha sido mi gran decepción de una autora que me fascina. El libro tiene aspectos positivos, como la trama del acoso escolar y el final, pero en general me parece que la historia no reviste tanto interés como me hubiera gustado y que la protagonista es desesperante. Una pena.

25 julio 2017

Martes de cine: Por trece razones, Juego de tronos, El hombre en el castillo...

¡Buenos días! Hacía tiempo que quería hacer una entrada sobre las series que estoy viendo o que he terminado de ver hace poco, porque hay algunas nuevas de las que no había hablado en el blog antes.

Quiero empezar con Por trece razones, pues es la única que he terminado por el momento. Hará casi un mes que acabé de verla. No he leído el libro, a pesar de que lo tengo en casa casi desde que salió a la venta hace ya unos cuantos años, por lo que no tengo con qué compararla. No obstante, la serie me ha gustado mucho. Engancha un montón y terminas un capítulo deseando ver el siguiente, aunque solo sea por saber si será, al fin, la cinta de Clay, que es uno de los grandes interrogantes: ¿qué hizo el chico para aparecer en las cintas? La serie me parece muy buena; sí, es cruda, hay capítulos muy duros (con el último tuve que apartar la mirada en un par de ocasiones), pero me gusta que sea así, que se hable, alto y claro, de las cosas de la vida que no son tan bonitas pero que suceden. Hannah Baker, la protagonista, que desde el principio sabemos que está muerta, es un personaje que, sinceramente, no sé si me ha gustado, aunque debo decir que no me parece exagerado ni poco real; hay gente de todo tipo, gente más fuerte y gente que se viene abajo con cualquier cosa, y es muy triste que en tantas y tantas ocasiones se ataque a los más débiles aun sabiendo que tienen un carácter frágil y tendencia a deprimirse. La historia de Hannah es muy, muy triste, sin entrar en detalles sobre si exagera, si es demasiado dramática o si no es justa con algunos de sus compañeros (creo que sería más interesante estudiar su personalidad antes que criticarla por decir lo que dice, por ejemplo, de Clay, porque lo que está claro es que esta chica necesitaba ayuda). En fin, no quiero extenderme más porque no quiero desvelar más de lo que ya he desvelado.

Otra serie que he empezado a ver hace muy poquito (y de la que ya solo me queda un capítulo para terminar la primera temporada) es El hombre en el castillo. Es una de las series que ha lanzado Amazon prime y os aseguro que estoy sumamente enganchada. Seguramente la termine esta noche porque no puedo esperar a saber qué sucede. Y es que esta serie es como la anterior, pero más exagerado: los finales de capítulos son mortales, no puedes dejarlo tan tranquilamente, sientes la imperiosa necesidad de ver el siguiente. Esta es tal vez menos conocida y solo os adelanto que la trama principal es que los alemanes y japoneses han ganado la Segunda Guerra Mundial y la vida es muy distinta a como ha sido y es. Es muy, muy interesante, os lo prometo.

Por último voy a mencionar de carrerilla algunas otras series que sigo, pero de las que ya he hablado antes. Me puse al día con Juego de tronos y ahora intento disfrutar de la séptima temporada sin leer muchos spoilers, tarea muy difícil. Sí, voy al día, anoche vi el segundo capítulo y me tiene emocionadísima. También estoy viendo la quinta temporada de New girl. Pensaba que en esta temporada desaparecía la protagonista, pero aún no ha sido así y ya he visto la mitad, a lo mejor aún está por llegar. Sigo pensando que es una serie muy divertida y alegre, aunque me gustaron mucho más las primeras temporadas. También he empezado la segunda temporada de Wayward Pines, aunque con esta voy lenta (muchas series para tan poco tiempo) y solo he visto dos capítulos. Con Glee me pasa lo mismo, como ya no me entusiasma tanto la voy atrasando, y me quedan ocho capítulos para acabar la serie. Tengo también la tercera temporada de Black Mirror a la mitad, esa la veo con mi novio y como ahora estamos picados con El hombre en el castillo y Juego de tronos, la hemos dejado un poco de lado. Y, por último, voy también al día con El ministerio del tiempo, gran serie y que mucho me gusta. Ahora está de descanso, pero estoy deseando que vuelva para ver los capítulos que faltan de la tercera temporada. Además, menudo final el del último...

Tengo en cola de espera la cuarta temporada de Sherlock, Downton Abbey (no quiero que acabe y por eso retraso esta última temporada) y Outlander, que quiero empezar a verla. A ver si voy terminando algunas y me engancho a estas nuevas. ¿Habéis visto alguna de las que menciono en esta entrada? ¿Qué os parecen?