16 noviembre 2012

Resultados del concurso Aislados

¡Buenas tardes!

¿Qué tal? Tenía pensado dejar otra entrada en lugar de esta, pero no quería haceros esperar mucho, que ya sé que cuando se esperan los resultados de un concurso, se hace con un poco de nerviosismo ;)
¡¡¡Además!!! ¡Os traigo una sorpresita! Como he recibido tantas buenas respuestas para la pregunta del concurso, y me ha costado taaaanto elegir solo una... ¡el premio se duplicará y habra, no uno: dos ganadores! Sí, como os lo cuento. Habrá dos personas que se lleven a casa un ejemplar de Aislados, de Megan Crewe. Me he puesto en contacto con la editorial, que ha cedido otro ejemplar que para otra persona pueda disfrutarlo :)
Dicho esto, paso a agradeceros la buena acogida que ha tenido el concurso, ¡me ha encantado leer vuestras respuestas! Hay algunas muy esperanzadoras, otras tristes, otras trágicas... ¡de todo! Además, me ha encantado que innovéis, pues no solo he recibido respuestas a la pregunta, sino que también me habéis mandado relatos, fotos, canciones.
En fin, no me enrollo más y paso a comunicaros quiénes han sido las dos afortunadas que me han conquistado con sus respuestas y se llevan a casa un ejemplar de Aislados

Redoble de tambores....

¡Srta. While! Con este precioso relato cuya lectura recomienda su autora acompañar con esta canción
 
Me abrazo a todos los que están conmigo junto a la tele, con lágrimas en los ojos. Papá se ha quedado mudo, apenas puede mediar palabra, y mi madre nos abraza a mí y a mi hermana maldiciendo a la vida en voz baja. Estamos durante diez minutos afectados por la noticia, nadie habla, sólo el silencio y los ojos empapados que miran alrededor, buscando una salida.
Después llamo a mi chico, le digo que le quiero, que quiero verle, que nunca he amado a nadie como él, y que realmente me ha hecho la mujer más feliz del mundo. Después colgaría y, tras llamar a todos mis amigos vuelvo con mi familia, no sé si hay tiempo para verles a todos, pero me pongo a hablar de ellos con mis padres, a hablar de mis amigos, de la familia, de los que ya no están. Volvemos a llorar, y papá por fin dice una palabra, el te quiero más doloroso que he podido palpar con mi alma.
Es en ese momento cuando cae rendido en el sillón. Nos movemos rápidas hacia él, pero sabemos que se ha ido muy lejos. Es por eso que las tres lloramos, gritando a los cuatro vientos que la vida es una mierda y que las injusticias son muy dadas. Mi madre cae con él, y los juntamos en el sillón, abrazados, como sabría que acabarían, juntos. Miro a mi hermana con los ojos llorosos, todo parece una pesadilla que termina con nuestra muerte. Nos sentamos junto a ellos, llorosas, con las manos cogidas, le damos vueltas a todo lo que ha habido a nuestro alrededor durante estos años, vuelvo a recordar a mi chico y las lágrimas vuelven a caer por mi rostro. Es entonces cuando noto que mi hermana no respira y yo, en consecuencia de ser su gemela, muero con ella, a la vez que ella, porque morimos a la vez, al igual que nos crearon al unísono.

¡Alyss! Con este conmovedor relato con el que, además, me ha enviado una foto del proceso de creación... Lo escribió previamente en un cuaderno.
 
 
Largas horas, largos días, largos segundos ¿dormir? Pesadillas nocturnas, se ríen de mí, se alimentan de mi pena, beben de mi llanto.. ¿Qué puedo hacer? Es la pregunta que me hago cada mañana, la misma pregunta que no sé cómo responder.
Siento que respiro sin aliento, sin vida, muerta… muerta en vida entre cuatro paredes compartiendo mis minutos con la pena, esa pena que se siente dueña de mi cuerpo, de mi alma, de los últimos latidos de mi pequeño y frágil corazón enfermo.
Escribo a rojo, rojo pasión, rojo fuego, rojo sangre, sangre envenenada por seres microscópicos creados por algún animal salvaje con batín y gafas, con la esperanza de ganar una lucha entre seres ambiciosos. Que se queden con su guerra y su dinero, pero que me devuelvan mis ganas de vivir, que me devuelvan a mi familia.
No tengo lágrimas para poder pasar el duelo de mi padre, no tengo lágrimas para pasar el duelo de mi madre, las últimas que me quedan las guardo para mi pequeña hermana. No sé cuantas albas le quedan, solo espero que no sea yo la primera… no quiero dejarla sola entre toda esta pena…
El barrio esta en calma como si nada estuviera pasando ahí afuera solo escucho un llanto, el de mi hermana, me estoy muriendo…
...Y con mi muerte desperté

¡Felicidades, chicas!

Pero estas no son las únicas respuestas que me han emocionado. Sin embargo, habia que elegir, y no podíais ganar todos. Ganadoras: enviadme un e-mail a arte-literario@hotmail.com con vuestros datos postales para que podáis recibir vuestro premio. Tenéis 48 horas para hacerlo. 

¡Qué tengáis un buen día!

8 comentarios:

  1. Muchas felicidadeeeees!!!

    Besitooos

    ResponderEliminar
  2. Halaaa no me lo puedo creer!! Qué ilusión!! Graciass :P ya mismo te mando mis datos al correo :D!!

    Jo ya tengo alegría para todo el día y parte del mes jajaja y yo que pensaba que era una gafe :P


    Besitos!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Felicidades!
    Las he leído las dos y son magníficas, se merecían el premio.
    Besos, Amanda.

    ResponderEliminar
  4. ¡Felicidades! Y desde luego se han merecido el premio!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Enhorabuenaaaaaaaaaaaaaaaaaa! :)

    ResponderEliminar
  6. aaaaaaah, ¡gracias, gracias! *-*
    (ains, ¡qué alegría!)
    :)

    abrazo

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!