20 septiembre 2012

La lección de August, R. J. Palacio

La lección de August, R. J. Palacio
Traductor: Diego de los Santos Domingo
Editorial: Nube de tinta
414 páginas

August Pullman es un niño de diez años que si no fuera por una pequeña anomalía que tiene en la cara, sería del todo normal. Nació con una deformación en la cara y tras pasar por numerosas operaciones ha mejorado mucho su calidad de vida, pero no su aspecto físico. Siempre ha vivido bajo el manto protector de sus padres y su hermana, pero ahora August tiene que enfrentarse a la vida real, a su primer día de colegio. Hasta ahora, era su madre la que le enseñaba en casa, pero ha llegado la hora de salir de casa y conocer a chicos de su edad. No será fácil, todos se quedarán mirándolo, muchos se asustarán, la mayoría evitará cruzarse con él y nadie querrá sentarse a su lado. No obstante, también hay chicos buenos, y August tendrá la suerte de conocer a Summer y a Jack, dos niños que le abrirán su corazón.


Definitivamente Nube de tinta se ha ganado todo mi respeto. Tres son las novelas que he leído de esta editorial, las únicas que tiene publicadas por el momento, y las tres me han enamorado, a las tres les daría la máxima puntuación de mi antiguo ráting melódico, y no solo eso, las tres me han hecho emocionarme, me han arrancado más de una lágrima y me han llegado al corazón. La lección de August, la novela de la que hoy vengo a hablar, es emotiva, divertida, tierna, triste y muy, muy especial. Como nos prometió, la editorial apuesta por títulos que emocionan, historias que no se olvidan, que por una razón u otra llegan muy adentro. En este caso, tenemos a un niño de diez años que ha tenido la malísima suerte de nacer con la cara deforme; August puede considerarse, a pesar de ello, un chico con suerte, ya que es un milagro que haya sobrevivido y que no muriese al poco de nacer. Ha tenido una infancia difícil, siempre metido en quirófanos y de una operación a otra, y siempre ha vivido bajo la sobreprotección de sus padres. August necesita mucho cariño y atención, y sus padres en ese aspecto son maravillosos. La autora nos toca la fibra sensible al poner de protagonista a un niño tan pequeño (siempre digo que cuando se trata de niños parece que nos duele más), y también nos la toca con una infinidad de citas preciosas que hay a lo largo de todo el libro, citas que habría que pararse a reflexionar.

Debería haber una norma que dijese que todo el mundo debería recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en su vida.

La novela está narrada en primera persona, pero no solo bajo el punto de vista de August. Son varios los narradores y esto, añadido a que los capítulos son muy cortos, agiliza mucho la lectura. Tenemos, por un lado, la parte de August, la más importante y la que más se repite; conoceremos sus sentimientos, lo que piensa en cada momento, cómo se ve a sí mismo. También Via, su hermana, se encarga de una parte de la narración y, junto a la parte de August, esta es la que más me ha gustado. Cuando empecé el libro solo pensé en el pobre August, en lo difícil que tenía que ser para él, en lo mal que lo pasaría, en lo desafortunado que era... pero pensad en su hermana, de quince años; sus padres la han dejado apartada para dedicarse en cuerpo y alma a cuidar a August, sus amigas no han querido ir nunca a su casa a jugar por no ver a su hermano. La parte de Via me ha parecido tan dura como la de August. Por otra parte, algunos amigos del chico también nos muestran su punto de vista, y Justin, un chico del que nada quiero decir porque aparece más bien adelantado el libro, pero del que sí mencionaré que no he entendido su forma de narrar, por qué no pone ni una sola mayúscula.
Sí que tengo un pero con esta novela, el único punto negativo que he encontrado en la historia: me parece que la narración hace que los personajes parezcan mayores de lo que son, sobre todo August y sus amigos, que tienen diez años. Parecen muy maduros.
El ritmo no es lo que se dice muy acelerado, esta es una novela lenta, en la que apenas pasa nada, tan solo se narra el día a día de August, el reto al enfrentarse al colegio, pero no por ello la novela es aburrida, ¡todo lo contrario! Se lee enseguida (a mí me ha durado un día) y el hecho de que no haya acción no es un inconveniente.

Si me encontrase una lámpara maravillosa y solo le pudiese pedir un deseo, le pediría tener una cara normal en la que no se fijase nadie. Pediría poder ir por la calle sin que la gente apartase la mirada al verme. Creo que la única razón por la que no soy normal es porque nadie me ve como alguien normal.

¡Cuánto amor se respira en esta novela! ¡Cuánta maldad, también! No es sencilla la vida de August, y la decisión de ir al colegio es muy delicada. Los niños pequeños no son tan crueles, pero actúan sin saber que sus actuaciones pueden hacer daño. August se encontrará con todo tipo de chicos, serán más los que pasen de él, los que se burlen, los que no quieran ni acercarse... pero entre todos ellos, también hay un poquito de luz, y Summer es quien la aporta, es el sol que ilumina a August. También Jack merece una mención especial, aunque el chico también cometa errores. Hay mucha injusticia en esta historia, mucha maldad, pero también hay muchos detalles muy bonitos. Es una novela que nos enseña a valorar lo que tenemos, a sentir lo afortunados que somos, ya que nos quejamos mucho y siempre hay gente que lo está pasando peor, gente que tiene problemas de verdad; pero también nos enseña a reflexionar sobre cómo actuamos nosotros mismos en situaciones similares a las que aparecen en la historia, August nos revela qué es lo que nosotros hacemos cuando vemos a gente como él y hay mucha verdad en sus palabras.


La lección de  August narra una historia dura, pero muy alentadora; triste, pero esperanzadora; de superación personal, seguridad en uno mismo y, sobre todo, una búsqueda de la felicidad. August es una persona extraordinaria y, como dice el título original de la novela, un ser maravilloso.

¿Podríamos hacer una nueva regla: intentar siempre ser más amables de lo necesario?

Con la colaboración de Nube de tinta

16 comentarios:

  1. Estoy contigo, esta editorial está haciendo un gran trabajo con sus libros ^-^
    Estoy deseando conocer a Via y a August y también he leído en varias reseñas que no entendían la forma de narrar de Justin :S
    Aunque no haya mucha acción estoy segura de que me va a encantar :)

    Un besito♥

    ResponderEliminar
  2. Tengo que leerme los libros de este sello de la editorial RHM. Se ve que son geniales y con los sentimientos a flor de piel, además también se dice que hay reflexiones (y adoro las reflexiones).

    Gracias por la reseña. Nos leemos.

    Un besazo corazón :3

    ResponderEliminar
  3. Nube de tinta esta sacando muy buenos libros,tengo pendiente de leer en breve Bajo la misma estrella.Este seguro que cae.

    besos

    ResponderEliminar
  4. En un principio no me llamaba nada, pero sabiendo que pertenece a Nube de tinta y que Bajo la misma estrella me encantó tantísimo *___* Además, el otro libro, Memorias de un amigo imaginario también dicen que está genial. Como bien dices, eso de lo que la novela sea lenta, en este tipo de literatura, no importa demasiado. Sino los personajes y lo que nos cuenta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Es un libro que me llama mucho la atención. No he leído ninguno de esta editorial pero todos me apetecen porque parecen muy emotivos. Sin duda este será el primero, ya viene camino a mi casa :)
    Me gustan los libros que transmiten sentimientos y da que pensar, como yo los llamo "libros filosóficos".

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  6. Tengo muchas ganas de leerlo, así como Memorias de un amigo imaginario, ya que no hago más que leer reseñas muy positivas de ambos.
    Gracias por la reseña, un beso :)

    ResponderEliminar
  7. Todos los libros que publica esta editorial tienen super buena pinta, o por lo menos son de un estilo que a mi me encanta. Sólo he leído Bajo la misma estrella pero a los otros dos les tengo muchísimas ganas!
    Gracias por la reseña! Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Tiene que estar genial. Solo veo buenas reseñas y eso me motiva a empezarlo pero a la de ya.
    Muchas gracias por la reseña.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Me parece que cada nuevo libro de Nube de Tinta va a convertirse en lectura obligada, madre mía.

    Lo-quie-ro.

    ResponderEliminar
  10. De momento solo he leído Bajo la misma estrella, tengo Memorias de un amigo imaginario pendiente y a este le tengo muchas ganas, este nuevo sello viene pisando muuuy fuerte ^^ gracias por tu reseña, un saludito

    ResponderEliminar
  11. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!




    ResponderEliminar
  12. No sé todas las citas, pero desde luego las que has puesto sí que son preciosas O_O Suele ocurrir que en este tipo de libros los niños parezcan más maduros, porque el autor entremete una reflexión que, aunque te deje pensando, realmente hasta ahí no podría haber llegado un niño pequeño.
    En un rato empezaré a leerlo, porque ayer temriné la bibliotecaria de Auschwitz y quiero que este libro sea mi siguiente lectura. ¡que ganas!

    ResponderEliminar
  13. Me dejas con ganas de leer este libro!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Jopee, no hago más que leer reseñas de este libro alucinantes y ahora vienes tu y me lo pones así!!! ¬¬ Malaaa!!

    La verdad es que cada vez le tengo más ganas, pero es que sé que lo voy a pasar mal leyendo el libro y necesito estar preparado. Pero bueno, me lo apunto!!

    Las citas que has puesto *_______* increíbles, de verdad.

    Un besote :D

    ResponderEliminar
  15. Últimamente no hago más que ver reseñas de este libro por todas partes! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Lo tengo como lectura pendiente y le tengo muchisimas ganas, porque leo cosas buenas de él
    Besitos

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!