17 enero 2013

Reseña doble: El faro; El juego lúgubre

Le phare, Paco Roca
Traductora (español - francés): Simona Chtouille
Editorial: 6 pieds Sous Terre
56 páginas

Francisco es un joven soldado republicano que, herido, trata de escapar de la guerra civil. En su huida llegará a un lugar donde no existen bandos ni órdenes, sólo el mar y la compañía del farero.
Telmo, el farero, le guiará en un viaje iniciático a través de los clásicos de la aventura. Gracias a Ulises, Gulliver o Simbad, Francisco descubrirá otros mundos que no conocía.
El Faro es un homenaje de Paco Roca a las aventuras de su infancia, un canto a favor de la libertad y la imaginación.
(Texto extraido de la sinopsis del libro en español)


Después de leer este nuevo cómic de Paco Roca he llegado a la conclusión de que este autor no me convence. Me gustó Arrugas y por eso empecé a leer sus otras obras, pero este es el cuarto cómic suyo que leo y el tercero que no me dice nada.
El faro que, curiosamente, yo lo he leído en francés (imagino lo raro que resultará que lea una obra que es originalmente española traducida al francés, pero es que lo saqué de la biblioteca y no estaba en español), es la historia de la imaginación de un hombre, el farero, que es el verdadero protagonista del cómic. Este cuenta a Francisco una serie de historias que no son otras que las de aventuras de Gulliver, Ulises o Simbad (como bien pone en la sinopsis), historias que el muchacho cree y gracias a ellas imagina tiempos mejores. Entretenido sin más, con unas ilustraciones en escala de grises que sí son una maravilla (es lo que más me gusta del autor: sus ilustraciones), pero prescindible.


El faro es entretenido, tiene su toque atractivo gracias al personaje del farero, con unas ilustraciones bonitas. No obstante, a mí no me ha convencido.



Le jeu lugubre, Paco Roca
Editorial: Erko
64 páginas

Estamos en 1936, tiempo de agitación artística y política. El fascismo cada vez tiene más fuerza en Europa. En España, la guerra civil está a punto de estallar. Jonás deja Madrid y viaja a Cadaqués (Girona) en busca de un lugar tranquilo, pero un ambiente de misterio envuelve el pequeño pueblo pesquero. Sus habitantes están atemorizados por el pintor que vive en la playa de Port Lligat. Salvador Deseo, el pintor surrealista catalán, atraviesa su etapa creativa más excéntrica y genial. Necesita de la tierra de Cap de Creus para pintar. Y según descubrirá Jonás en los días que pasará en su casa, también necesita de sus gentes para dar forma a sus pesadillas...
(Texto extraido de la sinopsis del libro en español) 

Con este cómic me retiro. No sé por qué sigo empeñada en leer a Paco Roca, si no me gusta. En este caso nos expone una historia aterradora, inquietante. Es la historia de un pintor que crea obras extravagantes, lúgubres -como el mismo título indica-, terroríficas; un pintor que está loco, un pintor que tiene aterrorizados a los habitantes del pueblo. Jonás, el protagonista, va a trabajar con él y descubre los secretos más escalofriantes de este ser.
Esta historia de terror me ha causado repulsión; en este caso, las ilustraciones me han hecho apartar la vista, y recordarlas después en un intento de expulsarlas de mi mente. He leído que Roca se inspiró en La caída de la Casa Usher, una adaptación de Richard Corben de un relato de Poe, que dejó impactado a Paco Roca. Así me ha dejado a mí este cómic: impactada.


El juego lúgubre no es un cómic para mí, definitivamente. La historia entreteniene y las ilustraciones transmiten, pero sigo sin comprender del todo el estilo de este autor y el significado de sus obras.

5 comentarios:

  1. Pues me llevo ambos apuntados, a ver si los veo en Fnac y les echo un ojo! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Nada, no me convencen.

    Seguro que pronto encuentras un autor que disfrutes más ;).

    ResponderEliminar
  3. No me ha motivado mucho la descrpción y sobre todo porque no soy muy fan de los comics, a parte de los típicos de mis super heroes favoritos.

    Saludos, espero que estes leyendo algún libro que si te guste mucho.

    ResponderEliminar
  4. Pues mira, si ya de por sí no conocía a este buen hombre, tampoco hay nada que me atraiga después de tus reseñas!

    Siento el petardeo de leerlos!

    Un besín

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!