13 noviembre 2014

Traducción al español... ¿de España o de América latina?

¡Buenos días! Hoy os quiero hablar de un tema que lleva unos días en mi cabeza por los comentarios de los lectores acerca de una de las novedades editoriales más recientes. Estoy hablando del libro Ángeles caídos, de Susan Ee, editado por la editorial Océano. Llevo varios días observando que la gente se queja (como ya se quejaba con El lado oscuro, otra publicación de la misma editorial) de que la traducción de este libro no está hecha hacia el español de España. Como sabéis, la editorial Océano es una editorial mexicana que ha decidido crear un sello joven, Gran travesía, para publicar sus libros en España. Al parecer, sus traductores son mexicanos y la traducción está hecha hacia español de ellos. Lo más normal, y lo que piden todos los lectores españoles, es que la editorial hiciera una de estas dos cosas: hacer una nueva traducción hacia el español de España o adaptar la traducción ya hecha al español de España. No obstante, yo me pregunto (y os pregunto) una cosa: ¿lo creéis de verdad?

Estamos muy acostumbrados a leer en nuestra lengua y en nuestra variedad del español, tanto que cuando vemos un par de expresiones que no son nuestras ya nos quejamos. ¿Os habéis parado a pensar que la gente que está al otro lado del charco también se extraña con expresiones típicas del español de España al leer una novela? No estoy segura, pero imagino que muchas novelas llegarán allí sin sufrir ninguna modificación la traducción y, por lo tanto, ellos leen nuestra variedad del español. En una ocasión leí en facebook un comentario de alguien (lo siento, no recuerdo de quién) que se quejaba de que Bajo la misma estrella tiene demasiadas expresiones coloquiales del español de España, que deberían haberlo neutralizado. ¿Estáis de acuerdo? (Imagino que los de este lado del charco, no; los del otro, sí). 

Mi opinión es que si se intenta neutralizar la traducción de una novela, sobre todo del género juvenil, y con ello omitir toda la jerga coloquial se pierde mucho, muchísimo; no es lo mismo decir "es muy guapo" que "está cañón". Lo cierto es que la novela juvenil suele abusar bastante del registro coloquial. También me pongo en la piel de la gente que no es de España y de lo raro y frustrante que tiene que ser leer en una lengua que no es al cien por cien la tuya. Pero ellos lo hacen y no suelen quejarse mucho, y para una vez que a nosotros nos traen novelas que no están traducidas a nuestra variedad lingüística incendiamos las redes sociales. No lo estoy defendiendo, simplemente quiero saber si os habéis parado a pensarlo.

En cuanto a las traducciones al español neutro sé de una editorial que lo hace, Libros de seda. ¿Alguien ha leído sus libros y se ha sentido extraño? ¿Ha notado que la historia está un poco forzada? Sé de gente a la que le ha pasado. En los libros de esta editorial no os encontraréis ni un "coger", "chica", "coche", etc. ¿Os habéis dado cuenta? ¿Consideráis esta opción buena? A mí, sinceramente, no me gusta, porque en este caso la lectura resulta forzada para todos. No he leído aún ningún libro de la editorial, así que no puedo opinar con fundamento, pero espero hacerlo pronto y ver si realmente entorpece la lectura.

Estamos ante un tema delicado, ¿no pensáis? Por supuesto la solución ideal es hacer dos traducciones o currarse la corrección/adaptación, pero lo cierto es que no siempre se hace y esto supone un gasto doble para las editoriales. ¿Qué os voy a decir? A mí no me gusta encontrarme con una traducción que no está en español de España, porque me entorpece la lectura, porque incluso puede hacer que pierda el interés. No obstante, también pienso en toda esa gente que lee en nuestra variedad lingüística y no se queja, y en la gente que lee una expresión mexicana y pone el grito en el cielo.

¿Qué opináis vosotros? Me encantaría saber lo que piensa la gente de España y la gente de América Latina, sobre todo estos últimos; aprovechad y desahogaros, reivindicad. Y... ¿por qué no? Me encantaría conocer también la opinión de gente que se dedica a la edición si es que alguien lee mi blog; Gran travesía, Libros de seda... ¿qué opináis?

58 comentarios:

  1. Puff es un tema complicado. Opino como tú respecto que a ellos les llegan las traducciones que han realizado destinadas a un público que lee español de España y, sinceramente, si fuera ellos me sentiría molesta al no entender al 100% algunas expresiones, palabras o referencias.

    He leído algunos libros de autores latinoamericanos (no recuerdo de qué países eran) y los entendí bien aunque no terminé de meterme en la historia porque muchas palabras, aunque las conocía, me resultaban raras.

    Creo que, aunque sea más costoso, deberían hacen traducciones tanto para unos como para otros porque no es justo que ellos se tengan que amoldar a nosotros y viceversa.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer todo tu post y, ciertamente, no comprendo esa actitud por parte de tus conacionales (no todos, tengo muchos amigos españoles) que llegan incluso al punto de denigrar la diversidad lingüística de nuestra lengua: como, acertadamente, mencionaste en este lado "del charco", debemos consumir mucho producto que no se adapta y NI se adaptara, es algo habitual. Incluso, si no vamos a los números, la proporción de hablantes europeos del español es ridícula (1/10 aproximadamente), si la comparamos con la del resto del mundo, la mayoría en américa, por lo tanto no debería existir esta discriminación (de ninguno de los lados). Si bien es cierto, ustedes tienen un mejor acceso a la Internet que los demás (quizás sea el motivo principal de que no distingan la disparidad y por el cual se atreven hacer esta clase de declaraciones); al final, la elección de disfrutar de un buen viaje a través de la lectura que nos permita conocer otras culturas, y con la GRAN ventaja de que este nuestra misma lengua (poco o NADA importa el sabor dialectal) esta en cada quien. Un gran regalo que otro no tienen.

    ResponderEliminar
  3. Creo que depende mucho del tipo de libro. En una novela juvenil considero casi imprescindible que se adapte a cada país, porque en esta clase de novelas es importante que los jóvenes se sientan identificados con las expresiones y la forma de hablar de los protagonistas.
    En otra clase de novelas no rechina tanto, aunque es verdad que resulta extraño, que cuesta más meterse en la lectura y hay expresiones que no entiendes o no te suenan bien.
    En cualquier caso, últimamente las traducciones son un poco malas, estén en el dialecto que estén, así que procuro leer en la lengua original.

    ResponderEliminar
  4. Sinceramente, si una novela ha sido escrita en Español latino, porque su autor escribe así, no me supone ninguna pega leerla tal cual, pero cuando se trata de una traducción la cosa cambia y mucho. La cuestión es, si leo traducido, es porque no puedo (o quiero) leerlo en la lengua original, pero, ¿qué sentido tiene leer traducido para seguir leyendo una lengua que no es la mía, que yo no utilizo? En cualquier caso, lo que sí veo ridículo es utilizar un español neutro que no guste ni a unos ni a otros. Que cada editorial decida en qué dialecto traducir, y valore a qué público quiere agradar, pero las soluciones intermedias acaban por decepcionar a todos.

    ResponderEliminar
  5. Yo ahora estoy viviendo en Chile y el par de traducciones que he comprado aquí han sido a español latino. Sinceramente no me parece un drama, se entiende perfectamente, decir que no puedes disfrutar un libro porque dicen, qué se yo, manejar en lugar de conducir me parece un poco extremo. No obstante, si se trata de un libro que tiene muchas expresiones coloquiales tampoco se tarda mucho en que un traductor de españa lo revise y cambie esas palabras. Creo que es lo que deberían hacer en las dos direcciones.
    En américa parecen mucho más abiertos con este tema, quizá porqué no les queda otra. He visto que tienen mucho éxito los libros de Blue Jeans y lenguaje más coloquial de España no puede ser.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Un tema peliagudo... Personalmente he leído muy pocos libros que no estén en español de España pero los que no lo eran no me ha impedido para nada disfrutar de la lectura. No te voy a negar que se me ha hecho raro leer según qué expresiones pero cuando te acostumbras no hay ningún problema, ni se me entorpece la lectura ni nada de nada. Creo que sería un punto a favor del editorial decir en qué español está traducido para no encontrarse con sorpresas o para avisar a la gente de aquí que no es la variedad que leen normalmente.
    La solución estaría en leer inglés, que así practicamos y no oigo a nadie quejarse de que se utilizen expresiones de tal idioma o región. Creo que todo lo que sea diferente no tiene porque causar rechazo sino que debemos considerarlo como una nueva oportunidad para aprender o para descubrir cosas nuevas. Vaya rollo que he soltado pero es que la entrada y lo que planteas es muy interesante ;) Besos!

    ResponderEliminar
  7. Has dejado caer una bomba jajaja
    Lo primero que tengo que decir es que a mi no me molestaría que los latinos se quejaran de las traducciones que les llegan porque están en su derecho, pero quizá no lo hacen porque sencillamente, no tiene problemas para entender el libro o ya están acostumbrados. O vete tu a saber.
    La cosa es que siempre se dice que no se quejan pero yo ya he leido muchas opiniones en debates como este en el que si lo hacen. Asi que aguantarse sin más, no se aguantan.
    Dicho esto, reconozco que no he leido muchas ediciones que no sean en Español de aqui, de España. Pero por ejemplo, he leido RELP de Melisa S.Ramonda, que no es española y que intenta usar un lenguaje bastante neutro para que todos lo entendamos. Y si, hay palabras o expresiones que pueden sonarme mal, pero que en el contexto se entienden perfectamente.
    Ahora bien, antes solia leer traducciones de foros de libros que no salían en español ninguno, y curiosamente la mayoría de traductores eran latinos, y la verdad, daba mucho por saco leer esos libros porque no se entendía ni la mitad.
    Entonces, ¿una solución? Que los libros que tengan la misma traducción aquí y allí sean más neutros. Y tampoco vendría mal que para las expresiones más complicadas nos pusieran una nota al pie explicándolas, que eso no cuesta tanto, ¿no?

    ResponderEliminar
  8. Yo la verdad... no sabía que los libros de Oceano no estaban revisados. Entiendo que en su edición mexicana la traducción sea al mexicano, obviamente. Pero cuando le eché un vistazo a El lado oscuro vi que estaba impresa en España y pensé que al ser una nueva edición estaría revisada para el mercado español. Si lo único que cambia de una edición a otra es el letrerito "Printed in", pues sinceramente, me compro la edición de México en booky que al cambio son 12 euros y no 18.
    Tenía entendido que si lo que hacen es traer los libros y cruzar el atlántico con ellos, lo lógico es que esté tal cual se editó en el país de origen y para eso pone el lugar en el que se imprimió. Pero que si se vuelve a imprimir la edición está revisada, por ejemplo he visto el libro "Quedaos en la trinchera y luego corred" que cuando pasó a América latina se llamó "Quedense en la trinchera y luego corran". O "A dos centímetros de ti" allí se llamó "Quedamos como amigos". Si Oceano ha imprimido en España pero no ha cambiado nada, no me parece en absoluto correcto, la verdad.

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo amigas tanto mexicanas como Argentinas como de la República Dominicana y la verdad esque ultimamente me he acostumbrado a sus expresiones y casi que también suelto alguna casi sin darme cuenta, o la pienso, luego recuerdo con quien estoy y me callo para que no me miren raro pero si jajaja
    Antes para mi era raro leer en español latinoamerica y dejaba el libro si era así, pero ahora realmente creo que no me molestaría. Y mientras no este super exagerado, no me molesta ver alguna que otra palabra de allí, pues ya casi las conozco todas...
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Soy traductora y este es un tema con el que me siento aludida. Además del puesto de traductor existe otro menos conocido llamado "localizador" y su trabajo consiste precisamente en "adaptar" un libro al mercado al que va dirigido. No es correcto decir que en Latinoamerica hay "dialectos" del español (como he leído en un comentario más arriba) ya que es la misma lengua y sólo se trata de Variantes (tuve una asignatura de la carrera precisamente dedicado a elo). No tengo ningún problema en leerme a García Márquez o a Isabel Allende sin este tipo de adaptaciones puesto que esas expresiones precisamente lo hacen más auténtico, pero si me estoy leyendo una traducción prefiero que esté adaptada a mi forma de hablar. Y me da rabia que las editoriales opten por omitir la figura del localizador teniendo en cuenta lo que cuesta cada libro (18€ para un libro juvenil es bastante más caro que cualquier libro juvenil en el resto de Europa). Es algo similar a encontrar errores en un libro por la falta de una labor de corrección previa a la publicación. Tampoco me parece bien que la gente se queje porque hay algunas expresiones que no entiende pero entiende que tienen derecho a pedir una traducción adaptada a su forma de hablar (en ambos continentos).
    Buen post, me parece un debate bastante actual debido a los libros de Océano.
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. ¡Me encanta leer vuestros comentarios! A ver, voy a ir respondiendo según lo que yo pienso :)

    ResponderEliminar
  12. Lucía Martín: el problema es que es bastante costoso volver a traducir un libro y si ya de por sí las editoriales intentan reducir costes pagando menos al traductor no creo ni que se les pase por la cabeza contratar a dos. No obstante, una persona que revise la traducción y la adapte sería una buena opción y más económica.

    ResponderEliminar
  13. Ecco: estoy de acuerdo, yo soy una gran amante de las variantes dentro de una misma lengua y me encanta que haya tantísimas diferencias, lo que me parece que hace más rico una lengua.

    ResponderEliminar
  14. Déborah: ¿a qué te refieres con que las traducciones son un poco malas? Yo no lo creo así, creo que muchas veces la gente echa la culpa a la traducción cuando en realidad el problema está en la corrección o en la edición. Por supuesto que hay casos de todo, pero no creo que en general sean malas las traducciones.

    ResponderEliminar
  15. Irene: A mí tampoco me gusta la opción del español neutro porque considero que al final no gusta ni a unos ni a otros, como bien dices.

    ResponderEliminar
  16. Arila: Yo tampoco considero que haya que hacer un drama de ello, aunque sí pienso que es un poco molesto leer expresiones que a ti no te dicen nada. ¿Sabes si los libros de Blue Jeans se han adaptado? Quizás sea así.

    ResponderEliminar
  17. Lau Rhead: Nooo, por favor, leer en inglés no, ¿qué sería de los traductores si no? :P
    Estoy totalmente de acuerdo en que debemos mirar el lado bueno y aprovechar para descubrir aspectos de otras culturas :)

    ResponderEliminar
  18. MonTse: Yo no sé si se quejan mucho o poco, pero sigo algunos blogs de gente de allí y no he leído nunca quejas, aunque sí algunas veces por facebook.
    El caso de las traducciones de fans es que ya es la repera, yo creo que ahí hay una mezcla de latino y traducción de google. Yo alguna vez he mirado algún libro y no he podido pasar de la primera página.

    ResponderEliminar
  19. Silvia: Creo que sí están revisados, pero parece ser que no muy bien, porque la gente se sigue quejando con Ángeles caídos. Yo leí El lado oscuro y, aunque es verdad que hay cosillas raras, no me molestó en absoluto la traducción.

    ResponderEliminar
  20. Laia: Yo es que no he leído ninguno últimamente, tengo aquí Ángeles caídos, a ver qué tal me parece y si es verdad que la traducción molesta tanto.

    ResponderEliminar
  21. Victalian: Pues sí es una pena que se lo ahorren, porque los españoles no estamos acostumbrados a leer traducciones en otro español distinto al nuestro.
    A mí me pasa como a ti, si leo un libro en mi lengua, me gusta que esté en el español que yo hablo, aunque tampoco creo que pusiera el grito en el cielo si no fuera así.

    ResponderEliminar
  22. Me refiero a que en los últimos cinco años estoy encontrando algunas cosas muy raras en cuanto a traducciones. Párrafos que no se entienden bien en un intento de ser demasiado literales, construcciones de frases extrañas, fake friends mal traducidos, palabras muy mal escogidas que parecen fuera de contexto, sagas en las que de pronto se cambian los nombres de las cosas (¡en ocasiones a mitad de un mismo libro!), libros nuevos que aprovechan traducciones desactualizadas de hace cincuenta años... A veces leo la traducción y leo el original y parecen libros distintos. Evidentemente, si la traducción es mala y no hay corrección vamos apañados. Por desgracia, muchos editores están recortando en ambas cosas. Puede que yo sea un poco tiquismiquis (muy probable) pero a veces me da la sensación de que se han limitado a meterlo en el traductor de google y retocarlo un poco...

    ResponderEliminar
  23. Hola pues yo soy de México y puedo decirte que se me hace una exageración todas esas quejas, o sea, llevo toda mi vida leyendo las traducciones de España y créeme, hay muchas expresiones que he tenido que investigar, por eso no entiendo sus quejas. Son sólo algunos libros, imagina con lo que tenemos que lidiar nosotros con el 80% de los libros traducidos en España.
    Yo estoy muy orgullosa de Océano porque es de las pocas que nos traduce en nuestro español.

    ResponderEliminar
  24. Sencillamente están exagerando todo. Por una vez les toca vivir lo que "sufrimos" en México todo el tiempo con una traducción y pegan el grito en el cielo.
    Aquí estamos muy orgullosos de este nuevo sello de Editorial Océano.
    En México de tanto libro español que leemos ya hasta decimos sus frases o palabras como "coño". Deberían ver esta como una oportunidad para ampliar su vocabulario en lugar de quejarse.

    ResponderEliminar
  25. Supongo que ese tema da para más de lo que pensé. En un principio cuando vi la entrada me pareció ridículo tanto dramatismo por algo que a mí me parece tan insignificante. Pero ya veo que para los demás no es así, al parecer se toman esto de las traducciones muy enserio. Y supongo que tienen razón. Pero es que si así vamos, pues todos aquí tenemos razón. Porque estamos hablando de si nos sentimos cómodos o no. Todo esto es muy subjetivo :/

    En mi caso, yo soy mexicana. Y jamás me había detenido a pensar en si me incomodaban o no las traducciones al español de España. Y la verdad es que no lo hacen, estoy acostumbrada a ello. No sólo por la literatura sino también porque estoy acostumbrada a leer blogs hispanos de todas partes del mundo, y pues quieras o no, te terminas familiarizando con las diferentes variaciones. Actualmente la única variación que me hace dar un saltito mental de cuando en cuando, es la argentina, jájaja.

    No sé, por escrito no me parecen taaaan remarcables las diferencias. Hablado ya es harina de otro costal. Pero bueno, no es el caso.

    Leyendo el comentario de arriba de Victalian Granger, me da otra perspectiva del asunto. Y es que es cierto que pagamos cantidades exorbitantes como para que un producto ni siquiera esté trabajado correctamente. Por ese lado, entonces sí, me gustaría recibir un libro con una traducción debidamente trabajada y revisada. Además eso de los localizadores me pareció interesantísimo.

    Pero vamos, tampoco es que me moleste el aprender expresiones y coloquialismos nuevos. Que yo eso lo disfruto como enana. Y sinceramente, no es que hablásemos un idioma diferente.

    En conclusión: interesante conocer puntos de vista tan variados. Pero al final me sigue pareciendo exagerado.

    Tampoco es que esté de acuerdo con el tono un poco agresivo de mis paisanitos aquí arriba. Es que vamos, nadie aquí está "sufriendo" nada en absoluto. En fin.

    !Saludos, Natalia!

    :)

    ResponderEliminar
  26. Yo soy de México y puedo entender porque se molestan de una traducción que a veces no entiendan, pero nosotros hemos sufrido mucho de eso, la mayoría de los libros que acá llegan vienen así y cuestan igual o más caros que a ustedes, pero nos aguantamos, ya no nos queda de otra, es más aprendemos nuevas expresiones, y nos acostumbramos, no le veo el caso a que dramaticen y argumenten que no entienden, yo sigo sin entender "Me cago en la leche" y sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  27. Soy de México y estoy totalmente de acuerdo con Centinela, creo que lo único que podría agregar es que en México y en general en toda hispanoamérica tenemos la capacidad de adaptarnos, en especial teniendo en cuenta que solo en nuestro país dependiendo del estado e incluso de la ciudad hay una variedad enorme de modismos, variaciones lingüísticas y acentos. Solo para decir que algo te gusta o es agradable dices "que curado", "que padre", "que botana"; para referirte a un joven dices "chico", "chavo", "muchacho", "morro"; a un vehículo "carro", "coche", "auto", etc; y eso por poner 3 ejemplos, porque para variaciones lingüísticas en México se puede escribir un libro de varios tomos XD.

    A lo que quiero llegar es que el "español" de España es para nosotros una variación mas; lo leemos sin problemas, si hay palabras que nos gustan las usamos en nuestro vocabulario (yo tiendo a usar mucho vale) y otras pues no dejan de parecernos graciosas (suelto una carcajada cada vez que leo gilipollas). Pero decir que no entienden un libro solo porque los modismos sean diferentes es una exageración, es el mismo idioma, así que como dicen en mi rancho: "póngale menos crema a sus tacos".

    Sin intención de ofender (luego se lo toman personal) pero no encuentro otra expresión, me he dado cuenta que a los españoles les gusta todo masticado y en la boca. Alboroto similar hacen cuando una película no esta doblada a "su" español y solo sale con subtitulos, para ustedes es inaceptable leer los subtitulos. La verdad es que este tipo de discusiones es equivalente a hacer una tormenta en un vaso de agua. Mi consejo es adáptense, véanlo por el lado bueno y van a enriquecer su vocabulario.

    ResponderEliminar
  28. A mi sinceramente no me molesta leer en español de hispanoamerica. Lei a Isabel Allende y no note nada raro. Quiza sea porque he visto telenovelas y series de Mexico y Argentina sobre todo, pero lo veo normal. Otra cosa es el precio de los libros y lo que hagan las editoriales por adaptarse al publico al que se dirigen, que eso si me parece mal pero en ambos lados del oceano ya que pagamos por los libros bastantes y deberian currarselo. Pero como digo, para mi no es impedimento leer un libro traducido en otra variante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  29. Yo no he leído ningún libro en latino pero quizás pueda molestar por la falta de escucharlo, ya que estamos muy acostumbrados a nuestro castellano pero no creo que me importara. <3

    ResponderEliminar
  30. No he leído ninguno de los libros de Gran Travesía, así que no puedo judgar estos libros en concreto.
    Para mí lo lógico es que los libros se traduzcan al dialecto estándar del lugar en el que se publican: aquí en español de España y en latinoamérica pues no sé cómo se suelen publicar -si hay un estándar o si se publican por dialectos argentino, mexicano, peruano, etc-.
    Me he encontrado con gente latina que decía haber comprado un libro traducido a nuestro español y que no pudo terminarlo porque no se enteraba de muchas expresiones. Lo veo lógico. A mí no me importa leer en latino si el libro es originalmente así, pero si es una traducción quiero que sea del español que yo hablo y controlo al 100%
    Entiendo que si a México, por ejemplo, no llega un libro traducido al español al que está habituado sino al nuestro, y no sabe leer en inglés, apechugue y se lo lea así, pero si pago un libro quiero sentirme cómoda leyendo, y para leerlo en un español en el que no voy a entender ciertas expresiones hasta que las escuche un par de veces, prefiero leerlo en inglés (yo porque puedo, los que no pues es mala suerte).
    Solo he leído un libro de Seda y no noté eso que comentas, tal vez la próxima sí =) Eso tampoco lo veo bien, los coloquialismos son vitales en la esencia de ciertos libros, no veo por qué eliminarlos. Pero el tema de los coloquialismos es la mayor barrera entre todos los dialectos del español, así que puede quien piense que es la mejor solución.
    Imagino que si no los traducen a nuestro español es porque sería caro e inviable para ellos, a quienes no les importe que lo lean así, no se va a acabar el mundo, yo tras leer esto los compraré en inglés =)

    Un besito y gran tema ♥

    ResponderEliminar
  31. Pues la verdad es que la mayoría de los libros que llegan hasta aquí están traducidos en el español de España, y solo he leído unos pocos que están adaptados o traducidos a un español más neutro, pero la verdad es que es algo más difícil en un libro juvenil porque en estos suele haber mucho lenguaje coloquial, o jerga, tienes mucha razón, y como cada país tiene su propio lenguaje coloquial es difícil adaptar algunos términos a otros que entiendan todos los países.
    Yo he visto gente que se queja de que las traducciones que llegan hasta latinoamerica tienen muchas palabras y expresiones españolas que desconocen y dificultan su lectura, pero algunos otros, como yo, por ejemplo, no nos quejamos porque ya estamos acostumbrados a leer esas traducciones y entendemos esos términos.
    Sobre las traducciones de esta editorial, pues si hay muchas quejas de gente que no termina de entender todo lo que dicen, pues creo que es buena idea adaptarlas. Creo haber leído en alguna parte que es más barato adaptar una traducción que hacer otra, pero no recuerdo en dónde, así que puede que esté equivocada.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  32. Débora: Bueno, como te dije ayer, es como todo, también te encuentras con autores a los que hay que echar tripas para leer. Yo no generalizaría con el tema de las traducciones, si los editores se comportan y contratan a profesionales, estos hacen un buen trabajo.

    ResponderEliminar
  33. Iza: Pero habrá más editoriales mexicanas, ¿no?
    A mí también me parece que esto se está exagerando mucho, de ahí que hiciera esta entrada. No veo mal que la gente diga lo que piensa, pero de ahí a enfadarse o decir que la novela es genial pero la traducción hace que se convierta en una porquería o cosas así... en fin, no lo comparto. De todas formas, tengo que leerla, a ver qué pienso yo.

    ResponderEliminar
  34. Ricardo: Totalmente de acuerdo, me parece muy interesante leer libros que están en otras varientas porque así se conoce un poco más la cultura de otros países. ¿Es incómodo? Pues sí, pero hay que mirar el lado bueno.

    ResponderEliminar
  35. Centinela: Y tanto que el tema da para hablar, fíjate en la diversidad de opiniones.
    Claro, en vuestro caso lo tenéis más fácil porque estáis acostumbrados a ello y no os sentís incómodos al leerlos. En nuestro caso las quejas vienen porque no estamos acostumbrados, porque para nosotros no es nomal leer en otra variante del español que no es la nuestra, así que es comprensible tanto revuelo... en cierta medida.

    ResponderEliminar
  36. Diego: Pues sí, os tienen un poco discriminados las editoriales, y, vaya, tampoco debería ser así. Pero ya estamos viendo que es un tema delicadillo.

    ResponderEliminar
  37. Kika: Bueno, eso de que hay variantes en el mismo país también ocurre aquí. En España hay varias lenguas, además del español, y si nos centramos en en español no en todas las zonas se dicen las mismas expresiones. Yo, que soy de Andalucía, me he dado cuenta de lo distintas que se dicen muchas cosas dependiendo de en qué zona de Andalucía vives, así que imagínate ya si incluimos otras comunidades. Y, por supuesto, acentos hay un montón.
    No creo que sea que nos guste que nos lo den todo mascado, más bien que los cambios nos cuestan (imagino que como a todos) y si estamos acostumbrados a una cosa, en cuanto nos la cambian, nos sentimos perdidos.

    ResponderEliminar
  38. MDolores: Imagino que en la literatura juvenil es diferente al haber, normalmente, tantas expresiones coloquiales en los libros.

    ResponderEliminar
  39. Happiness life: pues sí, creo que es una cuestión de estar habituado a algo y que te lo cambien.

    ResponderEliminar
  40. Sandy: Bueno, al menos sabemos que Océano es mexicana y, por lo tanto, vamos prevenidos. Al final es decisión de cada cual elegir leer algo o no, pero si eliges hacerlo, no te quejes luego tanto, ¿no?
    Yo no he leído nada de Libros de seda, pero ya sabía que usaban el español neutro y en alguna ocasión me han comentado que sí se nota.

    ResponderEliminar
  41. Alicia: Sí, adaptar es más barato que volver a traducir, y la verdad es que tampoco creo que fuera muy necesaria una nueva traducción, es la misma lengua, pero sí una revisión en profundidad.

    ResponderEliminar
  42. Yo no me quejo de las expresiones latinas, sino de que la traducción en sí es una chufla llena de calcos del inglés. Ni español de España ni español de México. La traducción es pésima a más no poder.

    ResponderEliminar
  43. XD, ya Natalia, si hay de todo, como en botica, tanto en traducciones como en libros escritos en español (que también, vaya perlas a veces...). Pero, sabiendo el idioma y pudiendo leer el original, que por cierto suele ser siempre como 5€ más barato, ¿para qué arriesgarme? En cualquier caso, con cualquier traducción, por maravillosa que sea, siempre se pierde algo.

    ResponderEliminar
  44. Llevo años leyendo libros en español de españa y hablando con españoles casi diariamente. Me acostumbre a la forma de hablar que incluso tengo algunas palabritas que uso en mi diario vivir. no estoy para nada en contra de las traducciones españolas, me encantan las lenguas y aprender de sus variantes. QUe esta uno perdido si, a veces. Pero si los latinos nos adaptamos a estos libros, que son la mayoria que se trae por aca, los españoles también deberían ceder un poco y asi aprender cosas nuevas.

    ResponderEliminar
  45. Después de ver los comentarios de nuestros amigos de Arte Literario, nos gustaría aclarar algunas de las cuestiones que han surgido sobre los libros de Océano - Gran Travesía.
    Primero habría que aclarar que Océano es una editorial española presente en casi todos los países de América Latina, y que la colección Gran Travesía está dirigida desde México. Esto significa que el trabajo de traducción se hace con traductores mexicanos aunque la labor de edición se coordina entre México y España.
    Al igual que el diccionario de La Real Academia de la Lengua Española ha ido cambiando muy velozmente en los últimos años incluyendo cada vez más acepciones léxicas de todos los países donde esta entidad tiene representación (recordemos que hay una Academia por cada país de habla hispana), también es natural y necesario que se editen textos pensando en un lector de español global, y al mismo tiempo que se quieran personalizar para sus distintas regiones.
    En Gran Travesía hacemos siempre este doble trabajo. Por un lado, las traducciones llevan una profunda labor de edición para que el texto no pierda su riqueza léxica pero que tampoco quede trabado por variantes muy marcadas de un determinado país latinoamericano, y por otro, se realiza una adaptación completa para el mercado español. De forma que siempre imprimimos dos ediciones de nuestros libros: una para el mercado latinoamericano y otra para el español.
    Igualmente, Océano también adapta al español americano los libros que publica en coedición con editoriales españolas en México y otros países.
    Esta doble labor la realizan muy pocas editoriales. En general, las editoriales españolas imprimen una única edición que luego se distribuye en Latinoamérica. Históricamente las editoriales españolas han sido más preponderantes y por eso los lectores del otro lado del charco están más habituados a encontrarse libros en el español de España, pero sin ninguna duda ellos también prefieren leer textos con un léxico que les resulte lo más familiar posible. Hay que tenerlo en consideración, como seguramente lo tiene un lector inglés cuando lee a un autor estadounidense, o como cuando un lector español se acerca a una obra de un autor argentino.
    Agradecemos siempre cualquier comentario y sugerencia de nuestros lectores, pues nos da la oportunidad de mejorar y ponerle más atención a lo que hacemos, pero no dudéis ni un instante que detrás de todos los libros que llegan a vuestras manos hay muchísimo trabajo y muchísimo cariño, porque también nosotros amamos los libros.

    Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  46. Algo muy importante a la hora de decidir si una queja es exagerada o no es pensar qué es lo normal para el tiempo y el lugar (con normal me refiero a habitual, sin ninguna connotación de ningún tipo). Cuando era pequeña (y tengo veintipocos, así que tampoco soy taaaan mayor), las pelis de Disney llegaban a España con el doblaje de México. No sé si habría quejas o no, pero las veíamos y nos gustaban.

    El problema viene cuando algo no es normal y ni siquiera esperado. No sé cuánta gente sabrá cómo es la traducción de Ángeles Caídos antes de leerlo (yo tengo el libro en inglés y no tenía ni idea de cómo era en español), pero dudo que quien no lo sepa y no conozca la editorial espere otra cosa que español de España en España, por lo que no me extraña que haya quejas.

    Hasta qué punto entorpece esto la lectura es algo muy personal y subjetivo y un libro con muchas expresiones muy coloquiales causará más problemas que uno que tenga pocas o ninguna. Aunque he leído novelas de autores hispanoamericanos, algunas de ellas juveniles, ninguna tenía un vocabulario demasiado coloquial, así que las diferencias eran mínimas.

    Coincido contigo, la solución ideal sería adaptar las traducciones a cada país, pero leyendo los comentarios, es algo que no ocurre tanto como creía. Me pregunto qué ocurrirá con traducciones a otros idiomas que tengan diferencias entre distintos países.

    ResponderEliminar
  47. Leara: Ya te comenté en fb que aún no lo he leído, a ver qué me parece cuando lo haga.

    ResponderEliminar
  48. Déborah: Jo, es que me fastidia que los lectores siempre se acuerden de los traductores única y exclusivamente para decir que han hecho un mal trabajo que, en mi opinión, es en un porcentaje muy reducido de los casos.

    ResponderEliminar
  49. Nina: Claro, pero tú lo has dicho: estáis acostumbrados. Pero sí, tienes razón, no estaría mal eso de ceder un poco.

    ResponderEliminar
  50. Gran Travesía: Muchas gracias por tu comentario, me encanta ver que te interesas por lo que los lectores opinan y nos cuentas qué se esconde detrás de todo esto que nosotros solo imaginamos, y no sabemos a ciencia cierta.

    ResponderEliminar
  51. Hellen: Bueno, yo creo que en el caso de Gran travesía es un algo puntual, porque yo leí el primer libro y no tuve ningún problema. Habrá que darle un voto de confianza :)

    ResponderEliminar
  52. Hola Natalia, tal vez es un poco tarde para opinar con respecto a las traducciones de los libros que llegan acà a latinoamèrica, soy Chileno, estamos a febrero del 2016, quisiera dar mi opiniòn, para nosotros tal como tu dices, es bastante molesto leer un libro con expresiones netamente Españolas, el lenguaje coloquial de la juventud Española, pero aquì en Chile no hablamos asì, somos un paìs en que la juventud es grosera para hablar, pero eso no se expresa en los libros, nosotros no decimos "hijoputa" a cada rato, no usamos el "joder tio", para nosotros un tio es el hermano de mi madre o de mi padre, no usamos el "coño", o "es un coñazo", para nosotros "coño" es una parte ìntima de la mujer, no decimos la "poli", "madero", "la peli", "guay","no me lo chafes", no decimos "que pasada","espachurrado", etc,etc, te puedo dar miles de ejemplo, en èstos momentos estoy leyendo "hermosas criaturas", y està lleno de expresiones coloquiales, dirigidos a la juventud Española, pero no a la nuestra, aquì en Chile tenemos el impuesto al libro mas alto del mundo, 19%, y cuesta que la juventud lea un libro, menos comprarlo, por eso todos se inclinan a bajar libros de internet, pero vienen con traducciones del Español de España, y la verdad es que aburren, hace poco terminè de leer el cuarto libro Millenium de Stieg Larsson, èste escrito por David Lagercrantz, tambièn venia traducido al Español coloquial, pero lo terminè con gran esfuerzo, esto de acuerdo contigo en que los libros deberìan ser traducidos con un Español mas neutro, para ustedes serìa un sufrimiento enorme leer un libro de algùn escritor Español, traducido por el lenguaje coloquial Chileno, serìa "bacàn" como decimos nosotros, serìa "guay" para ustedes. Un gran Saludo desde Chile.

    ResponderEliminar
  53. Hola, Franck y muchas gracias por dar tu opinión. La verdad es que a este respecto siempre va a haber protestas, porque no sabría yo decir si existe realmente un español neutro que guste por igual a ambas partes. Vosotros sois los más afectados, ya que casi todos los libros que llegan allí (según tengo entendido) están traducidos al español de España.
    Supongo que habrá que aguantarse, porque las editoriales no van a costear dos traducciones a la misma lengua, aunque sean variantes diferentes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  54. Hola soy de argentina y estoy buscando un artículo o libro de ingles traducido a español neutro y español de España,me podrían ayudar? Gracias

    ResponderEliminar
  55. Hola, Marcela. Pues no conozco ningún artículo, pero seguro que si buscas en google encuentras algo que merezca la pena ;)

    ResponderEliminar
  56. hola soy guatemalteco me parece un post curioso y a la vez interesante , la forma en la que se expresan sobre nuestras pequeñas diferencias en la lengua española. personalmente creo que es tiempo que en el viejo continente abran sus mentes a nivel global, en latinoamerica no nos quejamos ni sufrimos por las traducciones aqui aprendimos, nos adapatamos y evolucionamos ante cualquier expresion coloquial . no es una gran diferencia todas las expresiones las entendemos muy bien.
    creo que e aparte de la historia del libro se gana una riqueza en aprender expresiones difrentes a las que estamos acostumbrados es parte de la belleza de un libro. un saludo muy especial chicos esta muy guay su post ...

    ResponderEliminar
  57. Muchas gracias por tu comentario, Guido, me parece muy interesante tu punto de vista y estoy muy de acuerdo, la verdad. Muchas veces nos quejamos por vicio y deberíamos de mirar el lado positivo: la posibilidad de aprender expresiones de otro país.

    ResponderEliminar
  58. Soy de Argentina y llegue a este post buscando sobre las traducciones al Español españa, que tanto usan sus particularidades del idioma. En latino america no existe el VOSOTROS, no se usa. Entonces al verlo en las traducciones nos choca "Os daríais cuenta". Quiero traer algunos libros de editoriales españolas para vender, pero con el lenguaje tan particular no puedo, si fuera neutral todos me lo llevarían.
    El gran problema son los modismos, "A dar por...", "joder, que barbaridad", "Como pedro por su casa", y la costumbre de traducirlo todo como "John Nieve" "Las esferas del dragón". En latinoamerica no traducimos los nombres propios y los títulos son traducciones casi literal.
    Hay una particularidad que tiene españa y el resto de los paises no, Política de estado sobre el idioma muy fuerte y eso me encanta. Ojala pudiera suceder por estos lados.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!