13 julio 2017

Reseña: Así se cuelga a una bruja, Adriana Mather

Así se cuelga a una bruja, Adriana Mather
Traductora: Natalia Navarro
Editorial: Libros de seda
384 páginas
Odio ancestral y un misterio que impregnan una historia increíble en Salem.
Salem, Massachusetts, es la ciudad en la que tuvieron lugar los infames juicios contra las brujas, y también es el nuevo hogar de Samantha Mather, que recién llegada de Nueva York junto a su madrastra, no es recibida pre- cisamente con los brazos abiertos. Sam es descendiente de Cotton Mather, uno de los responsables de aquellos juicios y, casi de inmediato, se convierte en la enemiga de Las Descendientes. Y adivinad quiénes fueron sus antepa- sadas...
Por si eso fuera poco, Sam se enfrentará cara a cara con un fantasma de verdad (aunque sea alguien técnicamente muerto). Atractivo y con mal genio, quiere que Sam deje de tocar sus cosas. Además, Sam descubrirá pronto que ella misma es el centro de una maldición centenaria que afecta a todo aquel que tiene alguna relación con los juicios. 
(Sinopsis de la editorial)


Así se cuelga a una bruja es una de las novelas más fascinantes con las que he tenido el gusto de encontrarme últimamente. Tiene los ingredientes justos para convertirse en una lectura perfecta: una protagonista estupenda, un chico encantador, un fantasma de lo más interesante, un punto tenebroso, brujas y una trama con un trasfondo real. Que la autora comparta linaje con la protagonista no la hace sino más intrigante, y es que os comento, por si no lo sabíais, que Adriana Mather es descendiente de Cotton Mather, a quien igual no conocéis, por eso os informo yo de que este señor ejerció una gran influencia en los juicios de Salem, en el bando que condenaba a estas personas.

Así pues, imaginad: Sam es descendiente de este hombre y se muda a Salem, donde la gente está muy concienciada con el tema de las brujas. Automáticamente su apellido la pone en contra de todo el pueblo, sobre todo de un grupo que se hace llamar las Descendientes, por ser descendientes de algunas de las brujas condenadas. Advertencia: esta novela es adictiva, y no solo por esta trama tan interesantisísima sobre la hostilidad de un pueblo con una chica nueva simplemente por su herencia genética, sino también porque a Sam se le aparece el espíritu de un chico que tampoco muestra simpatía con ella en un inicio, pero que la ayudará a intentar resolver una maldición que la involucra a ella directamente. 


Tenemos brujas, tenemos fantasmas, tenemos un pueblo muy supersticioso y tenemos una serie de eventos extraños que van sucediendo desde la llegada de Sam; y todo esto con el runrún de que estamos hablando de un hecho histórico, de personas reales, de eventos reales. Ya os lo decía: unos ingredientes perfectos para una novela explosiva. No puedo recomendarla más. 

1 comentario:

  1. Pues me atrae bastante. Todos los ingredientes me gustan.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!