20 octubre 2020

Reseña: El profesor de baile, Julie Klassen

El profesor de baile, Julie Klassen
Traductora: Natalia Navarro
Editorial: Libros de seda
384 páginas

Alec Valcourt es profesor de baile y el hombre de la familia. Junto a su madre y su hermana se muda a un remoto rincón de Devonshire, un lugar donde empezar de nuevo. Pero eso va a resultar difícil: la matriarca del pueblo ha prohibido el baile. Pero ¿por qué? Sin embargo, su hija, Julia Midwinter, parece convertirse en su mejor aliada, aunque la verdad es que no sabe si fiarse mucho... Con el tiempo, se da cuenta de que Julia solo es descarada por fuera, pues en realidad eso no es más que un disfraz para ocultar un alma frágil. A Julia le atrae el nuevo profesor de baile. Entre otras cosas, porque es justo el hombre que su madre jamás aprobaría. No entiende cómo el señor Valcourt ha podido dejar Londres. Tampoco que, cuando le preguntan por su pasado, conteste con evasivas...
(Sinopsis de la editorial)


He tenido que traducir un libro para descubrir a esta autora que tantas publicaciones tiene y que tan querida es por sus lectoras. Me gusta mucho la novela romántica y siento debilidad por la romántica histórica, género que no leo mucho, pero que, hasta ahora, no me ha decepcionado en absoluto. Siempre me propongo leer más, pero siempre acabo dejándolo y dejándolo.

Tenemos a la hija de la mujer con más influencia del pueblo, Julia Midwinter, que va por ahí con la actitud de una chica descarada e ínfulas de superioridad, pero que no es más que una chiquilla infeliz atrapada en un lugar que no le puede gustar menos. A su diminuto pueblo sin ningún interés llega de pronto una familia nueva y, con ella, Alec Valcourt, un joven apuesto que tiene que cuidar de su madre y su hermana, que se dedica a una profesión que tiene prohibido ejercer en su nuevo lugar de residencia: es profesor de baile. No se lo pondrán fácil y él no renunciará a la primera de cambio, pero si algo hay claro entre tanto secretismo y misterio es que la madre de Julia no piensa ceder ni dejará que Alec ejerca su oficio (ni tampoco se acerque a su hija).

Qué delicia las palabras de Julie Klassen. Ahora entiendo por qué tiene tantas lectoras fieles, por qué sus libros son tan populares. Lo que disfruto con una bonita novela romántica no tiene precio y esta me ha encantado. La tenemos a ella, a Julia, tan descarada y descuidada, tan altiva; y a él, Alec, tan amable y caballero, ¡no pueden ser más diferentes!, y por esto, tal vez, la historia tiene tanta gracia, porque van acercándose poco a poco, a pesar de las dificultades que los rodean (el clásico problema del estatus social). Es una novela más bien extensa, pero de muy fácil lectura, que engancha y que gusta. Seguro que no defrauda a los lectores más románticos.

1 comentario:

  1. ¡Hola! Me alegro que sea una historia de la que has disfrutado. Personalmente no es una lectura que me llame especialmente la atención, así que en esta ocasión prefiero dejarla pasar.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!